El Pájaro Rojo es un ave de la cultura china, un ave que por nombre lleva (南方朱雀) “Nan Fang Zhu Que”, pájaro nacido de una madre llamada (鳳凰) “Feng Huang”, ambas representaciones mitológicas chinas que aluden a diferentes estados de leyes y energías de la creación. “Feng Huang” y “Nan Fang Zhu Que” conforman la cuerda vital sobre la cual vibra toda manifestación, tanto subjetiva como objetiva.

Al Pájaro Rojo, como representación mitológica, no solamente lo encontramos en China, sino en todas las culturas antiguas del mundo; por ejemplo, en Egipto Feng Huang es similar al dios “Ra” y “Nan Fang Zhu Que” (El Pájaro Rojo) similar a  “Bennu”, heredero o espíritu de “Ra”; en otras palabras Feng Huang resulta el Demiurgo, una subjetividad que se define como potencia de un universo por venir. Platón diría que “Feng Huang” es el ave contenedora de la idea perfecta y absoluta, y que da a luz a su propio vehículo o espíritu que tiene como encomienda energizar dicha idea en el mundo objetivo.

En la Biblia hebreo, judía, cristiana, en la mitología del Génesis, el Pájaro Rojo aparece, por primera vez, en:

Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra.

Ya estaremos, a su debido tiempo, acudiendo a la hermenéutica apropiada para hablar de lo anterior; pero, como adelanto; podemos decir que la vida”, en el universo objetivo”, ocurre sobre el renacimiento de un “Fuego” que fue extinto en primera instancia al surgir la “Dualidad Antagónica”. De esta manera, este “Nuevo Fuego” o “Fénix”, resulta del dominio que se consuma a través de batallas entre Dioses y Semidioses, entre Aves y Serpientes, entre el Espíritu y la Materia. He ahí la alegoría de Adán y Eva, la dualidad en la serpiente y de un conocimiento del bien y del mal intrínseco en el fruto prohibido; he ahí el nuevo soplo de vida (Fénix resurgido) necesario para su existencia terrenal; una manifestación del “Hombre en humanidad” que ocurre en diferentes grados de materia.

El Pájaro Rojo es la Energía, Fuerza o Espíritu que actúa en el escenario del tiempo y del espacio, el Pájaro Rojo es aquel que hace emerger a las criaturas de la naturaleza, manteniéndolas en animación conforme a la idea primigenia.

El Pájaro Rojo, en el contexto del Hinduismo, sería “Prana”, mientras el “Ave Reina”-  “Feng Huang” sería el “Jiva”, ambas palabras provenientes del sánscrito, la primera (Prana) es “Principio Vital”, la segunda (Jiva) Esencia Universal – “Océano del Espíritu”.

“Feng Huang” o el dios “Ra” es la representación de la  Esencia Universal, mientras que “Bennu” o “Pájaro Rojo” es aquello que la materia, en su manifestación, asimila de dicha “Esencia”.  

En un sentido representativo para las culturas antiguas, este Pájaro Rojo se define como “Astro Sol” o, en un mayor entendimiento, como la “Luz Solar”; en griego resulta el  “Phoenicoperus” que después pasa al latín como “Phoenix”.

Nuestro Pájaro Rojo es el “Pájaro Carmesí”, pues eso significa “Zhu” en chino – “Carmesí”; y, en este sentido resulta prudente hacer hincapié que fue erróneamente traducido como “Vermilion” en ingles (Bermellón en español) y no como “Crimson” (Carmesí en español), y aunque los colores son muy similares, es necesario señalar que el pájaro bermellón no es el “Zhu Que” chino, ya que este último pertenece a la familia de los Carpodacus, mientras que el bermellón occidental a la familia de los Pyrocephalus.

Nos atrevemos a pensar que la razón del error residió en la gran diferencia que existe entre la escritura china y la escritura anglosajona, lo que hace perdonable la confusión, pues en el ideograma (Chino) siempre existirá el elemento abstracto que lo hace ser flexible en sus diferentes significados dependiendo del conjunto de ideogramas del cual forma parte, y que, por ende, no son palabras definidas como sucede con el castellano o el inglés.

No se sabe con exactitud del porqué los chinos eligieron al “Pájaro Rojo” como la representación de la Luz Solar o Fuego Eléctrico; nos inclinamos a pensar que la elección del color “Carmesí” está íntimamente ligada con el cinabrio o sulfuro de mercurio, ya que el color carmesí es un color sumamente escaso en la naturaleza y su localización más común es, precisamente, este mineral. Sin embargo, la razón principal de nuestra teoría es que el cinabrio es una sustancia óptica activa cuya cualidad principal tiene que ver directamente con la polarización de la luz o luz polarizada, no perdamos de vista el vínculo entre el mineral y el planeta mercurio.El nombre de cinabrio proviene del latín cinnabari, que a su vez se origina en el griego kinnábari, es de color carmesí, principal aspecto que lo vincula con el planeta mercurio, pues el cinabrio es la mera del mercurio; por lo que no dudamos que el planeta mercurio y su cercanía con el sol también haya tenido que ver con el pájaro rojo chino.

“El cinabrio o bermellón (por su color), también conocido como cinabarita, es un mineral de la clase de los sulfuros. Está compuesto en un 85 % por mercurio y 15 % de azufre. En su simetría y caracteres ópticos presenta un parecido notable con el cuarzo. Como el cuarzo, exhibe una polarización circular, y Alfred Des Cloizeaux demostró que posee quince veces el poder rotativo del cuarzo. Su fórmula química es HgS (sulfuro de mercurio).

Notas sobre los chinos y el cinabrio:

  • En la antigüedad fue utilizado para preservar huesos humanos y en pinturas rupestres (como las descubiertas cerca de Almadén). Tal vez siguiendo esa tradición como preservador de huesos, los alquimistas utilizaron el cinabrio para preparar un elixir que, suponían, aseguraba la longevidad. En medicina china se denomina metafóricamente cinabrio a la energía sexual o energía de vida, recibida de los padres en el momento de la concepción y que se va agotando a lo largo de la vida.
  • En su alquimia los chinos estaban más preocupados por conseguir el elixir de la eterna juventud que en transmutar el oro de los metales. El oro era considerado valioso por ser de color amarillo (que identificaban con el Yang). El cinabrio con su color rojo y la posibilidad de transformarlo en “metal vivo” era considerado aún más valioso. Los Chinos fundaban sus técnicas en analogías con los procesos naturales, así para alargar la vida comían la carne de animales muy longevos (como la tortuga). <Wikipedia>

Podemos agregar que el término “Metal Vivo” también se refiere a la materia eléctrica de la estrellas, pues cuando el universo se enfrió, los átomos se unieron, los gases se comprimieron formando elementos más pesados que el helio todos llamados “Metales”. En otras palabras, el cinabrio para los chinos significaba la antesala para crear y manipular la “Energía Vital” o “Fuego Eléctrico” contenida en la luz de las estrellas. ” 

Como dato resulta por demás interesante que (南方朱雀)  “Nan Fang Zhu Que” signifique pájaro carmesí que habita en el sur, pues “Nan Fang” significa dirección sur y “Zhu Que” es pájaro carmesí. ¿Por qué sur?, porque para los chino, de acuerdo a su ubicación geográfica (Hemisferio norte), la luz solar se concentraba al sur de China; en la antigüedad los chinos no eran la excepción, ellos también concebían una tierra plana, por lo que veían mayor intensidad de una luz solar al sur de su posición; al respecto hay muchas cosas que decir, estaremos hablando de ellas en publicaciones y en el foro.

Por consiguiente, este sitio www.elpajarorojo.com ha obtenido ese nombre con la intención y el mejor de los deseo de que todos los que, directa o indirectamente, somos parte de esta Comunidad, tengamos siempre presente a la “Energía Vital”, a esa fuerza de animación, de la inteligencia y del amor obrando en cada uno de nosotros y, así, en cada una de nuestras participaciones, pueda emerger ese manantial de vida y sabiduría. Somos hijos de la luz, somos criaturas de las estrellas, y nuestro “Pájaro Rojo”siempre estará ahí para recordarnos e instarnos a ser dignos de ello.Pajaro_rojo_large