Inicio Foros FORO DE CIENCIA La Verdadera Historia del Hombre Respuesta a: La Verdadera Historia del Hombre

#3100
Víctor Pierce
Superadministrador

Una de las más grandes mentiras es la Historia referente a los nativos hawaianos; pues nos hablan del 3000 a.C. – y de travesías en el mar de decenas de miles de kilómetros, cuya narración alude a canoas polinesias. De ser cierto esto, estaríamos hablando de las más extraordinarias hazañas de la historia del hombre; pues solo basta estudiar un poco sobre lo que fueron los avances de la navegación china y europea, su progreso respecto a la construcción de navíos y todo lo concernientes a la navegación misma. Por supuesto, estas expediciones y tecnologías de su tiempo se hallan bien documentadas, con lo cual podemos certificar, fehacientemente, que no fue sino hasta el siglo XIII y XIV de nuestra era que, tanto chinos como europeos, estuvieron listos para navegar a tierras lejanas. La “Ruta de la Seda” nos indica, gráficamente, que sus barcos tenían la capacidad de almacenar provisiones suficientes para tales empresas, pero que, sin embargo, no se alejaban demasiado de tierra firme.

ruta

Vayamos seriamente en búsqueda de la verdad, y descubramos el misterio que encierra los aborígenes de las islas de Hawái, a las que James Cook, en honor al Conde Sandwich, bautizó como “Islas Sandwich”. Estos hawaianos tenían las mismas costumbres, el mismo lenguaje e idénticas creencias que los aborígenes de la Isla Fidji y de Nueva Zelanda; entre estas últimas existen distancias de miles de kilómetros; ya no hablemos de la distancia entre Nueva Zelanda y Hawái, y es bien sabido que cuando estas islas son conquistadas por los europeos, los nativos de una y de otra (Fidji y Nueva Zelanda) jamás habían tenido contacto entre ellos, jamás se habían conocido y ni idea tenían unos de la existencia de otros; no obstante, como digo, compartían una cultura idéntica.

Las mentiras de nuestra famosa historia ha dejado lagunas por doquier, y esta de la historia de Hawái resalta sin duda alguna; ¡Caray! – solo se les ocurrió decir que los viajes de los polinesios fueron proezas increíbles y Tan-Tan ¡Que estupidez!.

Comparando la distancia que recorre Colón con barcos infinitamente superiores, con la distancia entre Nueva Zelanda a Hawái; casi idénticas.

Piraguas Polinesias

piragua

Pero las preguntas siguen ahí: ¿Cómo es posible que ésta gente Polinesia, en el 3000 a.C. – habiendo, “SUPUESTAMENTE”, contado con tecnología y conocimiento de navegación para llegar a las Islas de Hawái, después de miles de años hayan perdido, no solamente el contacto entre ellos, sino que tal conocimiento se haya esfumado por arte de magia? – Nada en la historia de Hawái habla de semejantes viajes. Vamos, ¿Por qué razón se habrían de aventurar a esa locura decenas de hombres y mujeres en ir mar adentro nada más por que sí y sin destino conocido?- ¿Cuántas veces lo hicieron y cuantas personas perecieron? ; pues resulta imposible que a la primera hubiesen dado con una isla del tamaño de Hawái a decenas de miles de kilómetros; ya no hablemos si los polinesios concebían una tierra redonda en esa era. ¿Por qué no continuaron con estos supuestos viajes y se conformaron con islas aun más pequeñas de las que provenían? Entonces estuviéramos hablando del descubrimiento de América miles de años antes de Cristo.

Lo cierto es que tal cosa jamás sucedió — ¡JAMÁS SUCEDIÓ! —, pues las barcazas o catamaranes polinesios jamás tuvieron, por mucho, ni la fortaleza, ni el tamaño, ni la velocidad, ni la capacidad de almacenamiento, con lo cual pudiesen haber pensado llevar a cabo las mentadas proezas; y, por supuesto, esa gente no estaba tocada del cerebro para hacer semejante estupidez. Ni siquiera entre las islas cercanas se conocían, pues solamente hablar de 500 a 800 kilometros ya era una enormidad.

Solo hay que recordar que Cristóbal Colón con tres Carabelas y lleno de provisiones, casi no llega.

Todo esto es un cuento inventado, un continuo forzar una hipótesis mal estructurada, para que todo encaje con la estúpida evolución del hombre que nos han pintado, pues se tenía que proporcionar algo con que justificar la presencia de Hombres, totalmente aislados del resto del mundo, con costumbres, lenguajes y creencias idénticas a las de otros a decenas de miles de kilómetros de mar abierto, negando la única Verdad simple, de que decenas o quizá centenas de miles de años atrás, esa gran extensión de Tierra que contenía a toda esa gente, a toda esa cultura, fue cubierta por las aguas; tan sencillo como eso.
Lo cierto es que la “Historia del Hombre”, la que conocemos, la que se encuentra en los libros de texto y en libros al alcance de todos nosotros, es toda una charada, una burla para la gente y hacia esa su carencia de espíritu de investigación y sed por el conocimiento de su verdad; nos hemos conformado con lo escrito y hemos dado por un hecho todo lo que se nos ha dicho sin poner en duda nada; vivan nuestros historiadores y científicos que nos han visto la cara durante siglos.
Dice Helena P. Blavatsky, refiriéndose a estas supuestas travesías de los Polinesios, en su D.S.:

Todos los navegantes (Hablando de los navegantes del siglo XIX y parte del XX) están de acuerdo en decir que los grupos extremo y central no han podido jamás comunicarse, en vista de su posición geográfica actual, con los medios insuficientes de que disponían. Es físicamente imposible cruzar semejantes distancias en una piragua… Sin una brújula, y viajar meses sin provisiones.
Por otra parte, los aborígenes de las islas Sandwich, de Viti (Fitji), de Nueva Zelanda, de los grupos centrales, de Samoa, Tahití, etc. , jamás se habían conocido; nunca habían oído hablar unos de otros, antes de la llegada de los europeos. Y sin embargo, cada pueblo de estos sostenía que su isla había formado parte de un tiempo de una inmensa extensión de tierra, que se extendía al Occidente hacia el lado de Asia. Y todos ellos se vio que hablaban la misma lengua, que tenían los mismos usos y costumbres, la misma creencia religiosa. Y todos a la pregunta: “ ¿Dónde está la cuna de vuestra raza? ” ,por toda respuesta , extendían su mano hacia el sol poniente.

Y como mencioné:
Cuando la conciencia del hombre está lista – la verdad aparece.
Solo basta echarle una mirada a las Estructuras de Yonaguni, las cuales, para muchos investigadores serios, confirman la existencia de antiguas civilizaciones perdidas como lo fueron la Atlántida o Mu, que según mis estudios corresponde a ésta última, pues estaríamos hablando de construcciones en tiempos de los Lemurianos; es decir, hace cientos de miles de años..

https://s3.amazonaws.com/travel.tickets.ua/publication/logo/36690b57c2554fd89932f86a597965e5.jpg

Resulta que es un hecho irrefutable que estas estructuras de Yonaguni son anteriores a las grandes civilizaciones conocidas por el Hombre moderno, como lo serían la mismísima Egipcia, China, India o Mesopotamia, etc. Sin embargo, no faltas esos paleros de los dueños del poder que vienen a desacreditar lo que ya es evidente; diciéndonos que estas estructuras son de hace 2000 años y que se hundieron por un terremoto; sin que exista ningún antecedente histórico de ello, y, sin embargo, tenemos la Historia de China de hace 4500 años casi totalmente documentada. No se requiere mucho para darnos cuenta que tales aseveraciones son ridículas; ya ni hablar de los otros vendidos que se atreven a afirmar que son formaciones naturales ¿A caso estos tipos consideran que somos unos retrasados mentales? o ¿Qué pensarán estos señores de nosotros?

Sin duda hay muchos misterios por resolver; tenemos la Isla de Pascua, los Incas, Egipto, Teotihuacán, los Olmecas, los Mayas, Stonehenge, entre muchos otros. Hoy en día han salido nuevos hallazgos que estos fulanos ya no encuentran la forma del como encubrirlos; y, aunque falta mucho por investigar, ahí tenemos casos como el de William J. Meister y su huella humana o la del Dedo DM93-083; en fin, para el curioso y el investigador de corazón, para aquel que desea saber realmente lo que somos y de donde venimos, hoy en día hay mucho de que valerse.