Inicio Foros FORO DE CIENCIA La Verdadera Historia del Hombre Respuesta a: La Verdadera Historia del Hombre

#3105
Víctor Pierce
Superadministrador

Uno de los temas inevitables es el que alude a esa búsqueda incesante sobre la “Naturaleza del Hombre”, que, paradójica y hasta, quizá, irónicamente, en su esencia, tendría que ver con aquello que, de manera intrínseca, constituye el proceso que elabora las propias interrogantes. En otras palabras, cuando buscamos aspectos profundos de esa “Naturaleza del Hombre”, buscamos el porqué de esa sed de conocerlo todo; del porqué de las causas y de los efectos. Buscamos el manantial del afán de descubrir la vida y del entendimiento de sí mismo. He aquí este diminuto pero muy denso bosquejo de lo humano del que surgen todos los demás e innumerables cuestionamientos contenidos en la Filosofía, en la Ciencia y en la Religión.

Decía Jesús el Cristo a sus discípulos refiriéndose a los escribas y fariseos:

“Por eso les hablo por medio de parábolas, para que viendo, no vean, y oyendo no oigan ni entiendan”

¿Por qué es posible que algunos viendo sí ven y otros viendo no ven?, ¿Qué es ese “Ver”?
Desde pequeños hemos tenido experiencias de que la asimilación de la realidad y de todo lo que compete a los sucesos de nuestro entorno, varía en cada ser humano. Preguntaban nuestros maestros: ¿Quién no entendió?, obviamente no estamos hablando de falta de interés o de algún déficit de atención; sino que en realidad, no obstante se participaba con todo el esfuerzo, en ocasiones el entendimiento de las cosas, simplemente, no llegaba.
Déjenme ir poniéndolo de la siguiente manera:

Carl Gustav Jung señalaba que el pensar activamente es un acto dirigido (Sustancial), mientras que el pensamiento pasivo es tan solo una ocurrencia, que vaga (Sin Sustancia). ¿Qué significa o de qué nos habla Jung con esto?, nos habla de los movimientos de la Mente; uno “Exotérico y otro Esotérico”; uno que va hacia fuera, otro que va hacia adentro. Para Jung el “Movimiento Activo de la Mente” requiere el “Zig-Zag” en ambos sentidos; el externo y el interno; el primero es aquel que se relaciona con las cosas del mundo, con esa realidad que se halla enfrente de nuestros ojos, podemos definirlo como “Proceso de la Mente referente a lo sensitivo”. El segundo es totalmente personal, y tiene que ver con dos cosas; la primera se refiere a las capacidades y cualidades para procesar dichas sensaciones, y la segunda al “Estado de Conciencia” actual del individuo; entendiendo a este último como la apertura de un abanico mental contenedor de las múltiples formas en que se puede entender esa realidad; por tal motivo Jung apuntaba: El Conocimiento (Estudio – Lectura) es imperativo en el aspecto direccional, ayuda a centrar el movimiento y fija con exactitud el curso del proceso. Sin Conocimiento todo es ocurrencia, un pensamiento insustancial, vago.

mente abierta

Estamos hablando de ese “Mundo Interno de la Mente” que a través de ese “Zig-Zag” constante Exotérico/Esotérico, se va taladrando o penetrando el “Aspecto Sustancial de las cosas”, podríamos bien llamarlo tan solo “Sustancia” o “Mundo de la Mente Subjetiva”.

El movimiento exotérico aprisiona la Data de la forma y lo trae hacia adentro; a ese “Mundo Interno Personal”; el movimiento esotérico lo lleva aun más adentro, en donde la sensación y la objetividad que la produjo se desvanecen en la abstracción y en el silencio, entonces regresa en forma de Entendimiento. Es el juego de la razón y de la intuición participando de la vida. De esta manera se comprende el porqué C. G. Jung decía que el “Movimiento Activo de la Mente”, en su punto álgido, se desarrolla a través de la meditación y del Yoga.

Renatus Cartesius o también llamado René Descartes dijo:

Cogito ergo sum – Pienso, por lo tanto existo

Y nace la pregunta:
Si pienso y por lo tanto existo – ¿La piedra que no piensa no existe?

La Sustancia es el mundo del Yo; a través de la intuición tanto la piedra como el sentido personal se fusionan en la abstracción de la Sustancia. Eso es Yoga – Unión.

Yo soy la piedra.

Este Zig-Zag de la mente resulta imperativo hacia la “Verdadera Evolución del Hombre” (La Espiritual). Primer punto importante que debemos tomar en cuenta cuando empezamos a tocar ese tema escabroso de la “Esclavitud”; sin Zig-Zag la mente se cicla en la sensación.

Los Materialistas y Ateos niegan el “YO” o “Alma Espiritual”, la Evolución de Darwin….. ¡también!

Seguimos.