Inicio Foros FORO DE CIENCIA La Verdadera Historia del Hombre Respuesta a: La Verdadera Historia del Hombre

#3117
Víctor Pierce
Superadministrador

James Dewey Watson, Fransis Crick y otros bioquímicos descubren la Estructura de la Molécula del ADN; en 1953 estos científicos desentrañaron la estructura en la llamada “Doble Hélice del Ácido Desoxirribonucleico”. A partir de este hallazgo gente como H.J. Muller, Carl Sagan y otros sugirieron que el ADN constituía la vida misma; Muller lo describe como “Materia viva”, Sagan se refiere al ADN como “Gen primitivo desnudo con vida independiente e inmerso en una disolución diluida de materia orgánica”; La NASA elaboró su propia definición: “La vida corresponde a un sistema químico autosuficiente, capaz de experimentar una evolución del tipo Darwinista”

Lo cierto es que el ADN, en ese momento, era el que marcaba la pauta para que todas estas definiciones tuvieran un común denominador, “Capacidad de autorreplicarse”. Sin embargo, todas estas formas de pensamiento científico no tardaron mucho en derrumbarse, pues las primeras objeciones a la Teoría del ADN como “Molécula Primordial” llegaron demasiado pronto para aguarles la fiesta a los que creían haber descubierto el Gen de la Vida.

Hay gente que, aun después de casi 60 años, continúa creyendo que el ADN es la respuesta a la vida, observamos a personas hablando del ADN como esa semilla primordial de vida, a lo cual hay que decir, desde este momento, que EL ADN NO ES EL PRINCIPIO DE LA VIDA.
¿Por qué el ADN no es la Molécula Primordial? ; la respuesta es por demás simple, los científicos descubres que la replicación de la molécula requiere de cierta series de proteínas , las cuales, en el mundo molecular, representan macromoléculas completamente diferentes en su estructura química al del ADN. Los bioquímicos nos dicen que tanto el ADN, como ésta serie de proteínas se obtienen mediante la concatenación de subunidades llamadas monómeros (moléculas de una masa muy pequeña), pero el ADN se fabrica con monómeros del tipo “Nucleótidos”, mientras la molécula de la proteína requiere de monómeros aminoácidos. De esta manera se platea nuevamente la pregunta ¡Cual es la Macromolécula Primordial, el ADN o la Proteína?

En la escena científica surgió un nuevo candidato – el ARN.

El ARN mensajero (ARNm, o mRNA de su nombre en inglés) es el ácido ribonucleico que contiene la información genética procedente del ADN para utilizarse en la síntesis de proteínas , es decir, determina el orden en que se unirán los aminoácidos . El ARN mensajero es un ácido nucleico monocatenario, al contrario que el ADN que es bicatenario. – Wikipedia

La teoría del ARN se basa en los estudios de Walter Gilbert en los cuales se encuentra que dichas moléculas tienen la propiedad de catalizar la síntesis de si mismas, es decir, se concibe a una primera etapa de la evolución de la vida como una “Sopa de Nucleótidos” en donde la molécula del ARN se ensambla. Sin embargo, el mayor obstáculo que enfrenta esta hipótesis del “Mundo Primordial del ARN” es la pregunta: ¿Cómo surgió el primer ARN AUTORREPLICANTE? Ya que este supuesto ensamble molecular resulta extremadamente complejo, cada uno consta de varias subunidades, un azúcar, un grupo fosfato y una de las cuatro posibles bases nitrogenadas; por tanto, cada ARN contiene nueve y diez átomos de carbono, numerosos átomos de oxigeno y nitrógeno y el grupo fosfato todos ellos enlazados en un sistema preciso. Lo más contundente de este enlace o ensamble que presupone Gilbert a partir de esta “Sopa de Nucleótidos” es que se pudiese pensar que pudo haber sido de infinidad de maneras, pero según los estudios científicos, la estructura del ARN no presenta variantes alternativas, en otras palabras, el ARN, este mensajero de la información no tiene, en sí mismo, la capacidad de alterarse, o es éste o ninguno – no hay alternativa alguna -, lo que representa un determinismo es su estructura que no puede ser excluido.

Científicos como Stanley L. Miller, en el mismo año de 1953, defendían la teoría de W. Gilbert, e hizo lo posible por crear las condiciones primitivas aplicando descargas eléctrica a una serie de gases sencillos que supuestamente representaban la atmosfera terrestre de hace miles de millones de años, obteniendo de dicho experimento aminoácidos, pero estos aminoácido no se acercan en lo más mínimo a la complejidad estructural de los nucleótidos. El trabajo de Miller, en vez de fortalecer la Teoría de Gilbert termino por darle el tiro de gracia, pues se saca en conclusión de que la materia inerte muestra un tendencia preferencial por la formación de moléculas compuestas de muy pocos átomos de carbón, de lo cual resulta imposible la formación de los nucleótidos necesarios para la vida.

Los defensores de la hipótesis del ARN desarrollaron un nuevo campo de la investigación llamado Síntesis Prebiótica en donde se pretende elaborar el ARN a través de una serie de procesos controlados; pero lo cierto es que, de antemano, ya presenta un cuestionamiento infranqueable, el cual se halla en el mismo proceso: La Formación Espontanea del ARN, es decir, ¿Cuál sería la probabilidad de la formación del ARN sin la intervención inteligente. Los científicos lo exponen de la siguiente manera:

La posibilidad de que no exista la violación de ninguna ley física para que surja el ARN de manera espontanea; es la misma probabilidad que tendría una pelota de golf de recorrer los diez y ocho hoyos del campo, entrar en cada uno los agujeros correspondientes y volver a salir para continuar con el siguiente, pero todo ello sin la intervención del golfista, sino mediante movimiento telúricos, corrientes de viento, cambios de temperaturas, movimientos de agua, etc.

En otras palabras, el pensar en la Molécula del ARN como Semilla Primordial de nuestra existencia, es pensar que fuimos enormemente afortunados; pero al mismo tiempo (dicen los científicos) nos lleva al entendido que estamos solos en el Universo. Por supuesto, tal cosa es imposible.

Por otro lado tenemos al Proyecto Genoma Humano:

El Proyecto Genoma Humano (PGH) fue un proyecto internacional de investigación científica con el objetivo fundamental de determinar la secuencia de pares de bases químicas que componen el ADN e identificar y cartografiar los aproximadamente 20.000-25.000 genes del genoma humano desde un punto de vista físico y funcional.
El proyecto, dotado con 90. 000 millones de dólares , fue fundado en 1990 en el Departamento de Energía y los Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos , bajo la dirección de James D. Watson , con un plazo de realización de 15 años. Debido a la amplia colaboración internacional, a los avances en el campo de la genómica, así como los avances en la tecnología computacional, un borrador inicial del genoma fue terminado en el año 2001 (anunciado conjuntamente por el ex-presidente Bill Clinton y el ex-primer ministro británico Tony Blair el 26 de junio de 2001), finalmente el genoma completo fue presentado en abril del 2003 , dos años antes de lo esperado. Un proyecto paralelo se realizó fuera del gobierno por parte de la Corporación Celera . La mayoría de la secuenciación se realizó en las universidades y centros de investigación de los Estados Unidos , Canadá , Nueva Zelanda y Gran Bretaña .

Los coordinadores del Proyecto Genoma Humano encuentran prueba absoluta del contacto extraterrestre con seres humanos de la Tierra a través de la evidencia del ADN. El profesor Chang y sus colegas investigadores muestran esos huecos, lagunas o intervalos evidentes de programación extraterrestre en la ordenación del ADN precipitados por un apresuramiento para crear la vida humana sobre la Tierra presente en la humanidad con un crecimiento ilógico de masas de células que conocemos cómo el cáncer. ”
El profesor Chang indica más que “lo que vemos en nuestro ADN es una programación consistente en dos versiones, un gran código y un código básico. ” El Sr. Chang afirma entonces que “el primer hecho es que el programa completo no fue escrito positivamente sobre la Tierra; eso es ahora un hecho verificado. El segundo hecho es que los genes, por sí mismos, no son suficientes para explicar la evolución; debe haber algo más en el juego. ”
“Más pronto o más tarde -dice el profesor Chang- tenemos que enfrentarnos con la noción increíble de que cada vida sobre la Tierra lleva el código genético de su primo extraterrestre, y que la evolución no es lo que nosotros creemos que es. ”