Inicio Foros FORO DE CIENCIA La Verdadera Historia del Hombre Respuesta a: La Verdadera Historia del Hombre

#3121
Víctor Pierce
Superadministrador

La Conciencia Espiritual inicia el aspecto Humano a partir de la llamada “Raza de los Dioses”, cuya constitución ya toca el lienzo de la Materia. Veamos:

Dice el Génesis:

Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares.

Los Mares representa la “Reunión de Dioses”; Dioses ya debajo de los Cielos; lo que significa; conteniendo los aspectos masculino activo y femenino pasivo; Dioses que se desdoblan, como ya se explicó, en ese proceso Urano – Cronos – Dioses.
Tierra es el escenario sobre el cual los Dioses entrarán paulatinamente a la materia grosera, en cuyo proceso tiene como finalidad la “Concepción Humana”; Tierra es la madre naturaleza o espectro de la naturaleza material (A la que en ocasiones yo llamo el Soft Ware de la manifestación física) contenedora de leyes y fuerzas que sustentan criaturas conocidas como como espíritus de la naturaleza, creadoras de todas las formas y de su devenir implícito en el movimiento de la conciencia dual. Criaturas encargadas de revisten o “Galvanizan” (por utilizar el término que usa Annie Besant) a la mente/forma.

En la Creación, todas las relaciones entre espíritu y materia que conforman el entretejido llamado universo han derivado en formas, cuya naturaleza se halla inseparablemente unida a las “Cualidades del Espíritu”; esto debido al “Dominio” que el propio espíritu ha ejercido sobre la materia; un dominio que se expresa en ese punto neutro donde el conflicto termina y los antagónicos encuentran ese orden necesario para que las Formas puedan manifestarse conjuntamente.

En el Génesis observamos en el Versículo 1:2
Y la tierra estaba desordenada y vacía,….

Esto es igual a decir: Y los pares de opuestos o antagónicos de la Materia eran caóticos, pues aun el Espíritu no interactuaba con ella (La Materia).

En algunas Biblias el versículo varía y dice:
Y la tierra estaba desordenada y no tenía forma.
Lo cual es igualmente exacto.

Así, pues, entendemos que los “Procesos de Manifestación” siempre han requerido de un dominio a priori del espíritu, pues la forma u ordenamiento de los antagónicos deben derivar en esa Ideación contenida en el propio Espíritu; esto es idéntico al TAO; de otra manera, si la materia no fuese dominada, la manifestación sería caótica. En los estados de conciencia que implican tanto al movimiento descendente, al equilibrio y al movimiento ascendente, encontramos que el Hombre, como mónada inmersa en la materia, representa la conciencia que emerge inmediatamente después de la manifestación de todas las Formas inherentes al dominio que el espíritu lleva a cabo sobre los “Antagónicos”

El Hombre, en palabras simples, representa la conciencia contenedora de lo Elevado y de lo Inferior “La Conciencia del Equilibrio”, pues su concepción es el punto de partida de la Conciencia Ascendente o “Genealogía de la Materia”. El Movimiento Ascendente debe partir de un estado “Neutro entre Espíritu/Materia”, por tal razón el Hombre, representa el resultados de todos los estados de esa conciencia que ha descendido, llamándose “Microcosmos”, semilla que inicia el Ascenso.

Veamos el Génesis nuevamente:

Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.

Este Versículo, en palabras muy simples, nos muestra a URANO el Andrógino; cuya naturaleza es contenedora de esos Principios Antagónicos de GEA (Materia), por eso es hijo de ella. Un Urano que, posteriormente, fecunda a su misma Madre Gea o Tierra (He ahí su aspecto de Esposo de ella) para dar lugar al FIRMAMENTO llamado CRONOS ( hizo también las estrellas); pues eso representan los Doce Dioses del Panteón Griego; a un firmamento que es el Hombre mismo, el ADAM.

Veamos:
Adam Kadmon (Hebreo). – El Hombre arquetipo, El “Hombre Celeste” Los cabalistas lo relacionan con los Diez Sephiroth. Hombre Ideal………. Simboliza el Universo in abscóndito (Que ha dejado de ser oculto o secreto) o en su “privación” en el sentido Aristotélico. H.P.B.

Esta es la Conciencia que identifica o contiene a los Dioses antes de iniciar la Creación Material – La Física.
El Dominio del Espíritu o de los Dioses sobre los Antagónicos (Guerra en el Cielo) lo observamos en:

Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. Y fue la tarde y la mañana el día quinto.
Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.

Un desglose simple:
Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes
Los Dioses, cuya Naturaleza es espiritual ( Aguas – relativo al Cielo) primeramente crean en Conciencia. Una vez que los Dioses dominan a los Antagónicos inherentes a la Materia, entonces Crean las Formas (Manifestación Física).
Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes.
La Materia, lo físico todo cuanto el Universo puede contener; pues todo son Seres.

Después:
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Nota: “Hagamos”, plural de Dioses, y hombre – Primera Raza Raíz de la Humanidad, la Raza de los Dioses.

Inicia la Genealogía de la Materia:

Primera Raza Raíz o Raza de los Dioses.
Segunda Raza Raíz o Raza Hiperbórea.
Tercera Raza Raíz o Raza Lemúrica.
Cuarta Raza Raíz o Raza Atlante.
Quinta Raza Raíz o Raza Aria.

Nada en el Universo ocurre de manera caótica; todo cuanto sucede representa una manifestación de la Conciencia que cae en cascada, desde el Logos hasta la materia grosera. La realidad objetiva, la que está enfrente de nuestros ojos, es una de las muchas realidades que comprenden las diferentes causas que le anteceden.

Importante aquí aclarar que en cada Raza y Sub-raza el proceso Evolutivo cumple su cometido, y la Conciencia vuelve a descender creando las Formas idóneas correspondientes a aquello que ya ha sido trascendido. La Evolución no es un ascenso continuo, sino que se da en una secuencia de creación de Formas respecto a esa asimilación de la Materia que le precede. En otras palabras, el movimiento evolutivo inicia desde que la Conciencia entra en el lienzo Material, pero la espiritualización de la materia requiere de un proceso de Creación continua (Nuevas Formas), en cuyo caso hablamos de un ir y venir de la Mente, Evolucionando y Creando – Evolucionando y Creando.

La Raza de los Dioses es la primigenia expresión Humana; una Raza que, paradójicamente, en esa Genealogía de la Materia (Ascenso de la Conciencia), requiere de entrar a la Naturaleza Material muy sutilmente; apenas una sombra (Como diría H. P. Blavatsky). La verdadera Evolución es un proceso en donde los cambios suceden lentamente y sobre los cuales las “Cualidades del Espíritu” se van dando en “Grados”.

La Segunda Raza es la Hiperbórea, una Raza en la cual la sexualidad, igualmente, se da por grados (De Materia):
Veamos que nos dice A. Besant:

En el primer tipo no existen huellas de sexo; sus individuos son unisexuales, y se multiplican por expansión y brotación como la primera Raza. A medida que estas formas adquieren más solidez, y se revisten con una capa de partículas terrestres más densa, esta clase de reproducción se hace imposible; en este punto surgen de ellas pequeños llamados, en sentido figurado, “gotas de sudor”; puesto que brotan como el sudor de la piel humana; son viscosos, opalescentes y se endurecen gradualmente; crecen, se desarrollan y asumen diversos aspectos. Recordareis que en los Puranas se dice que todas las razas nacieron de los poros de la piel de sus progenitores.
Recordareis asimismo que Virabhadra, comisionado por Mahadeva para inutilizar el sacrificio de Daksha, produjo miríadas de extrañas formas de los poros de su piel. Muchas huellas de esta clase de reproducción pueden hallarse en los relatos Puranicos, y los datos aquí aducidos referentes al lado fisico de la evolución del hombre, os harán comprender mucho mejor que antes el significado de dichos relatos. En el decurso del tiempo principian a notarse ligeros indicios de sexualidad en estos “nacidos del sudor” de la segunda raza, puesto que presentan señales de los dos sexos, por cuyo motivo se les llama andróginos latentes.

La Tercera Raza es ya en la materia grosera, las nuevas formas humanas se dan en lo más denso de la materia en donde la impregnación del espíritu inicia desde una Conciencia muy elemental llamada Intelecto. La Conciencia del Hombre en la Tercera Raza (Lemuriana) es en Animalidad; animalidad que en ese ir y venir (Sub-razas) cambia hasta la división de sexos.

Annie Besant nuevamente:

Los Reyes Divinos descendieron a la tierra antes de la separación de los sexos, y habitaron en las formas más perfectas de dicha tercera raza raíz. Estos Reyes eran llamados los Andróginos Divinos, los Hermafroditas Divinos, y dieron a estas formas una belleza divina; las transformaron en gigantes cuyas facciones y continente presentaban soberbio un aspecto.

dioses

Han habido cambios y transformaciones respecto a las Formas físicas que tienen como fin ese descenso y ascenso cíclico que va acogiendo a la Conciencia de nuestros gestores – la de los Dioses. Un constante mutación del ADN, manipulación controlada….Nada que ver con Selección Natural.