Inicio Foros FORO DE RELIGIÓN EL CIELO Y LA TIERRA Respuesta a: EL CIELO Y LA TIERRA

#3137
Víctor Pierce
Superadministrador

Los primeros dos capítulos de Job nos hablan de la creación del “Hombre, o más bien, de su descenso, pues es el “Hombre” la idea primigenia que se concibe desde el Logos. Utilizando el término Dao, diría que este Dao es el Hombre mismo que, no obstante se desdobla en sus múltiples manifestaciones o estados de conciencia, jamás deja de ser el “Hombre”.

Cuando volteamos hacia el cielo y observamos el firmamento, nos observamos a nosotros mismos.

Iniciemos con los significados, vayamos a la hermenéutica:

Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.

Este Job es el “HOMBRE IDEAL”, el concebido por Dios desde que creó el Cielo y la Tierra; un “Hombre” representativo de la ideación de Dios, quien, como tal, yace en el potencial de la materia (Tierra de Uz). El significado de temer y apartado del mal es el mismo; pues se entiende como temor y apartado de mal a esa inmanencia o estado que es propia de Dios, es la “Esencia de Dios que obra, de manera intrínseca, en la Ideación Divina llamada Hombre”. Es la fuerza del Espíritu de Dios en pleno dominio de la materia.

Y le nacieron siete hijos y tres hijas. Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales.

El Logos emana sus primera manifestaciones, cuya “Naturaleza Espiritual” es septenaria y triple a la vez; idéntico a decir que de la luz blanca atravesando el prisma se desprenden siete colores representativos de su descomposición (Fragmentación). En términos cabalísticos se refiere al Mundo de Atziluth, “Mundo de las Emanaciones”, “Arquetípico del Porvenir”, “La Mente Superior”.
Es la emanación del Logos creando el plano de la conciencia espiritual; es la Sephira que representa a la energía creadora del porvenir. En las diferentes escrituras aparecen como: “La Orden del Fuego”; “Hálitos Ígneos Informes”, “Señores del Fuego”, “Llamas Divinas”, “Leones de Fuego”, “Leones de Vida”. “El Señor” que, en su manifestación es “Triple Fuego” y Cada Fuego es una Entidad Divina incomprensible para la mente humana. De esta manera el Logos se manifiesta a través de estas “Tres Entidades de Fuego Cósmico”; que al crear el “Primer Mundo de las Emanaciones” se convierten en Siete. El indo habla de los siete hijos de Aditi, los “Siete Espíritus del Sol”; en el antiguo Egipto se les llamó “Los Siete Dioses del Misterio”, en la religión de Zoroastro se conocen como “Los Siete Amshaspends”, los judíos le nombran “Los Siete Sephiroth”; los Cristianos y Mahometanos “Los Siete Arcángeles”.

Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales.

La Huestes Angelicales. Se interpreta como: Millones de estas en un orden jerárquico.

Este Job es el “Adam Cósmico”, el que se desprende del Logos.