Inicio Foros FORO OCULTISMO Tratado de la Razón, de la Intuición y de la Revelación. Respuesta a: Tratado de la Razón, de la Intuición y de la Revelación.

#3150
Víctor Pierce
Superadministrador

Una verdad ineludible es que la “Conciencia del Hombre” se halla inmersa en la vida material; pero, por otro lado, la mente que opera en exclusiva de sensaciones y de las cosas, constructora de conceptos e ideas u objetos de la razón no da respuestas a otros aspectos y cualidades de la conciencia, empezando por el instinto y terminando en ese estado de vacíos inherentes a la naturaleza humana que urge hacia una realización profunda (Por no decir metafísica) en la vida.

¿Cuál de las dos “Conciencias” es la verdadera?, ¿Es la “Conciencia Materialista” la que debe ser aceptada como el movimiento evolutivo congruente con la vida? o ¿Es la Conciencia mística la que comanda la naturaleza del hombre?

El gran secreto y por ende, el grande error y atolladero de la filosofía occidental y de la ciencia; es eso, precisamente, tener que elegir por alguna de las dos; lo cierto es que el “Hombre” y su “Humanidad” no es ninguna de las dos y, sin embargo, es las dos al mismo tiempo.
Somos tanto “Conciencia Espíritu”, como “Conciencia Material”, y obramos, conforme al movimiento de nuestra propia conciencia llamada “Alma”, entre una y la otra.

Dice mi Maestro Lian Chao refiriéndose a estas dos conciencias y al libre albedrío en el hombre:

Los Humanos somos el corazón entre el Cielo y la Tierra.
La buena o mala suerte depende de uno mismo y deberíamos estar dispuestos a tomar decisiones por nosotros mismos.
Existe la buena suerte, y lo malvado figura en Yi Jing
Podemos planear de antemano si avanzamos o retrocedemos
El hombre pequeño ignora el proceder adecuado actuando compulsivamente, el hombre superior solo actúa al tiempo correcto.
Él traerá para sí buena fortuna.

El “Alma Humana” se mueve en medio de dos grandes lagos, uno superior y otro inferior; dicen los chinos “Tai Yang” y “Tai Yin” (Gran Brillantez y Gran Oscuridad), he ahí el significado de los mundos cabalísticos, de las letras en el alfabeto hebreo, de los tallos celestes y de las ramas terrestres chinas y de sus hexagramas, he ahí, también, el significado de la esvástica, de la estrella de David; y de mucho otros símbolos arceaicos en la sabiduría antigua.

Nacemos desde lo indeterminado, vivimos en lo determinado y nos movemos (“Conciencia”) entrambos.

d

x

v