Inicio Foros FORO DE FILOSOFÍA Libertad del Hombre Respuesta a: Libertad del Hombre

#3186
Víctor Pierce
Superadministrador

Muy buenos días a todos.
Quisiera empezar retomando el punto seis del Kybalión que ha citado Ramón en el debate de “El Cielo y la Tierra”:

6) Causa y efecto. Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte o azar no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley.

Ahora cito la definición de “Determinismo”, Dharma y Karma:
____________________________________

DETERMINISMO
El determinismo es una doctrina filosófica que sostiene que todo acontecimiento físico, incluyendo el pensamiento y acciones humanas, está causalmente determinado por la irrompible cadena causa-consecuencia, y por tanto, el estado actual “determina” en algún sentido el futuro. Existen diferentes formulaciones de determinismo, que se diferencian en los detalles de sus afirmaciones. Para distinguir las diferentes formas de determinismo conviene clasificarlas acorde al grado de determinismo que postulan:
• El determinismo fuerte sostiene que no existen sucesos genuinamente aleatorios o azarosos, y en general, el futuro es potencialmente predecible a partir del presente. El pasado también podría ser “predecible” si conocemos perfectamente una situación puntual de la cadena de causalidad. Pierre-Simon Laplace defendía este tipo de determinismo.
• El determinismo débil sostiene que es la probabilidad lo que está determinado por los hechos presentes, o que existe una fuerte correlación entre el estado presente y los estados futuros, aun admitiendo la influencia de sucesos esencialmente aleatorios e impredecibles.
Cabe resaltar que existe una diferencia importante entre la determinación y la predictibilidad de los hechos. La determinación implica exclusivamente la ausencia de azar en la cadena causa-efecto que da lugar a un suceso concreto. La predictibilidad es un hecho potencial derivado de la determinación certera de los sucesos, pero exige que se conozcan las condiciones iniciales (o de cualquier punto) de la cadena de causalidad.

DHARMA
Dharma (Sánscrito).- La Ley Sagrada; el Canon búdico. [“El Dharma es la naturaleza interna, caracterizada en cada hombre por el grado de desenvolvimiento adquirido, y además, la ley que determina el desarrollo en el período evolutivo que va a seguir. Esta naturaleza interna, puesta por el nacimiento físico en un medio favorable para su desarrollo, es lo que modela la vida exterior, que se expresa por medio de pensamientos, palabras y acciones. Lo primero que hay que comprender bien es que el Dharma no es una cosa exterior, como la ley, la virtud, la religión o la justicia; es a ley de la vida que se despliega y modela a su propia imágen todo lo que es exterior a ella. (A. Besant: El Dharma). –A esta palabra, pues, se le han dado numerosos significados, tales como: ley, religión, justicia, deber, piedad, virtud, mérito, condición, atributo, cualidad o propiedad esencial; doctrina, credo; código, derecho; conocimiento, sabiduría; verdad; práctica, costumbre; bien; obra piadosa, etc. –Dharma es también uno de los nombres de Yama, dios de la justicia.] (G.T. H.P.B.).

KARMA
Karma [o Karman] (Sánscrito).- Físicamente, acción; metafísicamente, la LEY DE RETRIBUCION, la Ley de causa y efecto o de Causación ética. Némesis, sólo en el sentido de mal Karma. Es el undécimo Nidâna [o causa de existencia] en el encadenamiento de causas y efectos, en el Budismo ortodoxo; más aun, es el poder que gobierna todas las cosas, la resultante de la acción moral, el samskâra metafísico, o el efecto moral de una acto sometido para el logro de algo que satisfaga un deseo personal. Hay Karma de mérito y Karma de demérito. El Karma no castiga ni recompensa; es simplemente la Ley única, universal, que dirige infaliblemente, y por decirlo así, ciegamente, todas las demás leyes productoras de ciertos efectos a lo largo de los surcos de sus causaciones respectivas. Cuando el budismo enseña que “el Karma es aquel núcleo moral (de todo ser), lo único que sobrevive a la muerte y continúa en la transmigración” o reencarnación, quiere decir simplemente que después de cada personalidad no quedan más que las causas que ésta ha producido; causas que son imperecederas, esto es, que no pueden ser eliminadas del universo hasta que sean reemplazadas por sus verdaderos efectos, y destruídas por ellos, por decirlo así, y tales causas –a no ser que sean compensadas con efectos adecuados, durante la vida de la persona que las produjo-, seguirán al Ego reencarnado, y le alcanzarán en su reencarnación subsiguiente hasta quedar del todo restablecida la armonía entre los efectos y las causas. (G.T. H.P.B.)

———————————————————————-

d

He estado insistiendo en las dos líneas, tanto el de la “Naturaleza Material”, como el de la “Naturaleza Espiritual”; había comentado que solemos elegir alguna de ellas cuando se trata de la búsqueda de esa tan ansiada y anhelada “Libertad del Hombre”, solemos elegir entre Oriente u Occidente tratándose de filosofía; pero, considero, el sendero de la trascendencia debe contener a ambos.

El proceso creativo y evolutivo no se desarrolla en un descenso total en donde, inmediatamente después, sobreviene el ascenso; sino que la “Genealogía del Espíritu” y la “Genealogía de la Materia” han estado unidas desde el principio de los tiempos. Para entender esto es necesario tener muy claros los fundamentos que dan origen a la “Trinidad” Espíritu/Conciencia/Materia o Espíritu/Alma/Cuerpo, pues todo radica en la “MENTE”.

El Kybalión nuevamente:
1) Mentalismo. El Todo es mente; el universo es mental.

Así, la Conciencia desciende y asciende en un proceso cuyas etapas exigen el dominio de sus antagónicos. Hablando del aspecto creativo, el Espíritu se manifiesta en los “Seres” (Dioses, Huestes, Criaturas, Hombre, etc.), y en cada paso, en cada manifestación debe de darse la armonía y el orden que exige el dominio de dichos antagónicos los cuales son correspondientes a la manifestación misma. ¿Quién ejerce tal dominio? – La Conciencia; esto explica la alegoría de la “Guerra en el cielo”, Dioses y Semidioses luchando contra sus propios antagónicos. No puede haber descenso subsiguiente si no se ha dominado y creado el orden que, por obligación, le debe anteceder a la manifestación aun mayormente material.
Lo mismo ocurre con el “Proceso Evolutivo”; el Zig-Zag de abajo hacia arriba. Conocemos en el objeto, entendemos en la esencia y somos en espíritu. Bienaventurados los pobres en espíritu – Bienaventurados los desapegados a la forma, a la imagen, a la materia. Bienaventurados los que han ejercido el dominio de su Naturaleza Animal.

Todo esto contenido, precisamente, en el Kybalión; solo que hay que darle su correcta dimensión:

LOS ANTAGÓNICOS
4) Polaridad. Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.

EL ZIG-ZAG Creación/Evolución
5) Ritmo. Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.

———————————-

Tomamos desde el objeto a través de la conciencia (Alma); y aquello de ella que está sujeto a la esencia nos brinda el dominio de su antagónico creando el entendimiento de la realidad; nace una percepción diferente de las cosas y, con ello, un nuevo zig-zag. Esto es “Trascendencia” y “Libertad”