Inicio Foros FORO DE RELIGIÓN EL CIELO Y LA TIERRA Respuesta a: EL CIELO Y LA TIERRA

#3187
gyderf
Miembro

Que gusto leerlos queridos compañeros de viaje!

He estado leyéndolos en los diferentes debates. Todos con temas apasionantes y profundos. Creanme, soy un gran “disfrutador” de sus textos y me siento mucho más un aprendiz que un expositor, por ello he limitado mi participación. Sin embargo, a los debates hay que entrarle no solo para exponer, sino para aprender. Así lo intentaré en mis líneas.

He estado muy atento a los debates de “La verdadera historia del hombre” y de “cielo y tierra”. No hay nada más importante y apasionante que entender de dónde venimos; así, mientras más luz tengamos de nosotros mismos, de nuestra historia como especie, de nuestra razón de estar aquí, podremos trabajar con congruencia la parte que nos toca como seres de luz en este proceso de evolución, en todos sus planos, en todas sus faces.

Un tema que me ha rondado la cabeza en estos últimos días tiene que ver con el libre albedrío del hombre por un lado, y la dualidad que rige el mundo material. ¿En dónde veo la relación de ambos temas?…me explico…

Ya se ha hablado en este foro sobre la intervención de la conciencia para ordenar los pares de opuestos y desdoblarse (o descender) hasta la dimensión en que el hombre opera que es la de la materia densa. Así pues, estos pares de opuestos existen desde la dimensión más alta (Logos) hasta la más baja (El Hombre). En esta ocasión me interesa precisamente la dualidad en la dimensión del hombre. A nivel terrenal, cuando hablamos del bien y del mal nos referirnos a acciones y pensamientos que tienen que ver, respectivamente, con la virtud y con los vicios del hombre. Así pues, estamos dotados de conciencia y de razón para decidir y en consecuencia evolucionar. Todas nuestras decisiones en acción y en pensamiento se encuentran en el espectro del bien y del mal y tenemos la libertad de elegir hacia que lado orientarnos.

Como bien apunta Ramón al citar el Kybalión: “Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.”

De ser así, si la dualidad es idéntica en sus dos polos, si el bien y el mal son lo mismo en naturaleza (aunque diferente en grado) y como hombres nos es permitido elegir libremente dentro del espectro de estos opuestos, quizá siempre estamos eligiendo de manera correcta, es decir, no es necesario “cargarnos” hacia uno de los lados (por ejemplo hacia el lado de la virtud) para evolucionar, se evoluciona en todos los casos.

Y de ser así, no es esta la justificación, o mejor dicho la razón por la cual existe virtud y vicio en el hombre; no es esta la razón que nos permite entender, dentro de un razonamiento congruente, por qué el hombre fue creado con la libertad de elegir incluso cuando esta elección de pensamiento y acción pueda ser atroz. Al final, el asesino, el que camina del lado de las sombras, también evoluciona, y la “Conciencia Multidimensional” le agradece tanto como a aquel que camina del lado de la luz.

Gracias por compartir su sabiduría queridos compañeros, es un gusto estar aquí con ustedes.

Hasta Pronto!