Inicio Foros FORO DE FILOSOFÍA Libertad del Hombre Respuesta a: Libertad del Hombre

#3249
Víctor Pierce
Superadministrador

Te saludo muy afectuosamente estimado Ramón.

Una de las cosas en las que creo es que nosotros (Hablando de una conciencia colectiva) y cada uno en lo individual (Hablando de la conciencia del “Yo”) estamos inmersos en una realidad que nos brinda, a cada instante, tanto la ilustración de nuestro propio estado del alma, tanto la ilustración de aquello que debemos trascender. Esto, creo, está muy relacionado con lo que dice Porfirio:

Aquel que puede penetrar con el pensamiento en su propia substancia y adquirir así conocimiento de ella, se encuentra a sí mismo en ese acto de conocimiento y de conciencia, en que el sujeto que conoce es idéntico al objeto que es conocido.

Sin embargo, la realidad que se tiene enfrente pudiese presentar muchas versiones, y pienso que a eso te refieres cuando hablas de “Esquemas Mentales”; permíteme explicarme:

En el transcurso de mis averiguaciones y demás, una de las grandes preguntas que ha llegado a mi mente es: ¿Por qué si el objeto no cambia la conciencia del hombre puede trascender?; más claramente: El hombre posee la facultad que lo lleva a entender al objeto de diferentes maneras, más allá de su experiencia sensitiva. ¿Por qué?
La respuesta obvia es que tal entendimiento no proviene del objeto, sino de esa “Substancia” que menciona Porfirio.
He ahí el tema de “La Intuición”; de ese entendimiento de las cosas que se da de manera súpita sin que los conceptos inherentes a la razón estén en juego; vamos, ni siquiera tendría que estar en juego el propio objeto, y, por consiguiente, tampoco las sensaciones que éste provee a nuestros sentidos.

Yendo aun más lejos; creo que ningún tipo de entendimiento o acto trascendental puede provenir del objeto en el sentido que el data (Aquello que el cerebro recibe del objeto como información del mismo) que arroja solo puede ser tratado a manera de concepto, a manera de conocimiento; más no de entendimiento cuyo carácter es meramente subjetivo. El “Hombre” es el único ser cuya animalidad, interactuando con la realidad que tiene enfrente, representa el vínculo entre el Ser (Subsatancia) y el objeto (Realidad Objetiva).

Esto me recuerda mucho un escrito de uno de mis Maestros chinos – Lian Chao:

Los Humanos somos el corazón entre el Cielo y la Tierra.
La buena o mala suerte depende de uno mismo y deberíamos estar dispuestos a tomar decisiones por nosotros mismos.
Existe la buena suerte, y lo malvado figura en Yi Jing
Podemos planear de antemano si avanzamos o retrocedemos
El hombre pequeño ignora el proceder adecuado actuando compulsivamente, el hombre superior solo actúa al tiempo correcto.
Él traerá para sí buena fortuna

v