Inicio Foros FORO DE FILOSOFÍA Libertad del Hombre Respuesta a: Libertad del Hombre

#3261
Víctor Pierce
Superadministrador

Decía Carl Gustav Jung que no existe la conciencia de él, de ella, de aquellos o de mí; sino que solo existe una sola conciencia de la cual participamos todos; y si por un momento damos esto por sentado, entonces debemos incluir mucho más que la conciencia del hombre, pues el observador tanto observa a través del ojo humano como del ojo de cualquier criatura viviente. Esto nos remonta al inicio de este debate cuya apertura nos hacía la pregunta:

¿Es igualmente libre el pájaro que el Hombre?

¿Es la naturaleza y sus constantes sobre las cuales se realiza el movimiento, no únicamente de la animalidad del “Hombre” sino del mismísimo cosmos, las que se oponen a su libertad?.

Todo fenómeno, toda contingencia es hija de esas constantes (Leyes) que fungen como el recipiente de la energía de vida y que, en la concepción de las formas, se proyectan como necesidad del “Ser”, pues la razón inalienable del “Ser” es “Ser”

¿Qué, entonces, no es la libertad un estado de la conciencia en donde el Hombre, en consecuencia de su propia naturaleza, trasciende su accionar mediante el conocimiento y entendimiento de las causas que le inducen a ello?

Yendo un poco a lo que hemos visto de “Mecánica Cuántica” se me ocurre la analogía de ese observador viendo a través del ojo de una cerradura; en donde la realidad que se observa no es otra cosa que la naturaleza de la propia cerradura. He ahí, nuevamente, a Porfirio:

Aquel que puede penetrar con el pensamiento en su propia substancia y adquirir así conocimiento de ella, se encuentra a sí mismo en ese acto de conocimiento y de conciencia, en que el sujeto que conoce es idéntico al objeto que es conocido.

b

Pereciese que tanto Jung como Porfirio sabían de “Mecánica Cuántica”

Entonces, bajo esta hipótesis tenemos que, cada ojo de cerradura en una alma construida por el observador; cuyo trajine en la manifestación de la vida resulta el movimiento mismo que comprende la trascendencia de la propia cerradura.

Y sí – estimado Ramón, hemos hablado de muchas cosas, igualmente hablamos de “Cualidades del Alma” y de la evolución en el mundo interior.

Y la pregunta de un principio – ¿Es igualmente libre el pájaro que el Hombre? – adquiere otro matiz en donde cambia a:

¿Tiene el observador la capacidad de trascender en su manifestación a través de la cerradura de un pájaro?

Dícese, también:

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Génesis 1:27

Solo ideas, un abrazo a los dos.