Inicio Foros FORO OTROS ENTREPRENEUR Respuesta a: ENTREPRENEUR

#3348
Emilio
Miembro

El movimiento de la energía se mide en función de su frecuencia, como mencionan, alta o baja, la materia es energía vibrando, desde el movimiento de sus átomos y partículas, a la creación física de elementos.

La materialización de las formas, inicia en su potencia ( mente) posibilidad de la conciencia de manifestarla. Es un recorrido que viaja desde los distintos planos de las vibraciones energéticas. Lo hemos escuchado antes y lo escuchamos ahora con la famosa “Ley de la atracción” o concordancia vibratoria de esencia (posibilidad de manifestación) y forma (manifestación persè).

Cuando comprendemos nuestro rol como conciencia, como capacidad mental para formar y manifestar realidades/materias, somos más responsables con nuestras tasas vibratorias y nuestro trabajo con ellas. Concuerdo Alfredo en ver a la vida como un espejo, nosotros mismos parte de ella, espejos del otro también, ò, como en el caso más armonioso, un sistema capaz de manifestar lo que necesitamos de acuerdo a las necesidades del espíritu. Y digo en el ideal armonioso, pues nuestra capacidad de manifestar, se realiza aun en ignorancia, en deseos, sin buscar concordancia con el desarrollo del espíritu, pues manifestar o crear es capacidad del Ser. Tus reflexiones Alfredo me invitan a un recorrido aun más grande y sabio, “Permitir que las cosas sucedan”, sin duda, una sabia visión adoptada por los grandes mestros Taoistas o Zen. El mismo Bhagavad Gita hace referencia a esta sabiduría cuando dice: “ La sabiduría es el estado en que se percibe la independencia innata del alma con respecto a la materia entera; al no tener que aferrarse ya a la barca del cuerpo sobre la superficie de una existencia material agitada por Maya, la liberada conciencia del hombre se sumerge con audacia en el Océano del Espìritu”. Hermoso, cierto. Ahora; como me ha estado recordando un amigo cercano últimamente, “El arroz no se cocina hablando de él”. Es decir, y ahí es donde Sebastián te pone el ojo con mesura, no olvidemos nuestro trabajo para llegar a ese estado, pues el simple conocimiento no implica el desarrollo o la acción. Y es donde a mi parecer Sebastián pide precaución, pues aun en ese permitir hay hacer, y podría sin notarlo, decidir liberarme, o creer que me fusiono con el camino del espíritu y aun por tratarse de decisiones, y siendo siempre espiritu, estar alimentando el ego que quiere pretender que se libera o se fusiona con un espiritu al cual ya pertenesco.

La libertad que mencionas, depende aun del trabajo interno y la relación en conciencia con nuestro estado espiritual. De lo contrario, podríamos caer en el engaño del ego de creer que vivimos en libertad, o de pensar que por que limito un poco mis acciones, estoy más alineado con mi esencia espiritual. Pues como los budistas mencionan, siempre hay que considerar la acción, “Vivir es Acción” y con ello el Deber (Dharma), la relación de la acción con mi proceso espiritual en esta vida y el Karma. Es decir, en tu sugerencia, aun soltando el timón, estoy decidiendo soltarlo, y como menciona Sebastián, agarrarlo o soltarlo no es lo que importa, el barco ira a donde su destino lo lleve pero y Tu? Me parece que mientras andamos en la barca es nuestro deber tomar decisiones, de ahí la virtud del “Libre albedrio” que nos pone al ser humano como creadores, de ahí la mistica comparación de que el ser humano es hecho a imagen y semejanza de los dioses. Me parece entonces que no hay que confundir el no hacer (que siempre se esconderá con el hacer como condición del hombre) y el “hacer con el deber”, hacer con conciencia, aún decidiendo que mis acciones se centren en el desarrollo interno, el cual sabemos es el más importante de los caminos.

Me parece que el reto del ser humano, y regresando al tema de este foro, en función de los proyectos o empresas que decide emprender, radica en la alineación de estos proyectos con su propio proceso. Si mis acciones están en resonancia con mi proceso espiritual, y si mis decisiones se toman en función de la sensibilidad a dichas vibraciones (intuición) entonces puedo agarrar el timón para navegar con el barco, o bien, puedo soltarlo también para confiar en mi destino, todo depende de mi propio deber y como me identifico con él.

Es un hecho que cuando las personas eligen sus proyectos en función de su desarrollo, la pasión que aquí se comenta, brota de manera natural, pues la vibración la permite, de otra forma nos resistimos a la acciones que no están alineadas con nuestro ser, y es esa resistencia consciente o inconsciente la que nos trae desgaste y desequilibrio físico o emocional, usualmente en ella se labergan nuestros profundos temores.

Cada proyecto es una oportunidad para “Hacer de manera consiente” para regalarle a mi ser momentos y acciones que le permiten su natural desarrollo y a cambio, la armonía, la creatividad y la satisfacción producto de la naturaleza de las altas vibraciones, del ser actuando en línea con su propia naturaleza y su propio proceso espiritual, transitando de manera armoniosa en su maravillosa condicion humana.

Hablando de Don Juan, me recuerda una de sus enseñanzas, cito textual…. “ Existe un mundo de felicidad donde no hay diferencia entre las cosas porque en èl no hay nadie que pregunte por las diferencias. Pero ése no es el mundo de los hombres. Algunos hombres tienen la arrogancia de creer que viven en dos mundos, pero eso es pura arrogancia. Hay un único mundo para nosotros. Somos hombres, y debemos transitar con alegría el mundo de los hombres.“

Les mando un gran abrazo a todos y les agradezco la oportunidad que me dan en este espacio de compartir mi propio proceso y alimentame del suyo. Los quiero!