Inicio Foros FORO OTROS ENTREPRENEUR Respuesta a: ENTREPRENEUR

#3349
gyderf
Miembro

El emprendedor elije. No es emprendedor el que renuncia a un cargo en una empresa para montar la suya, es emprendedor aquel que ha desarrollado la capacidad de mostrar sus virtudes en cada una de sus acciones. Cuando su elección está alineada con sus virtudes, el emprendedor hace la diferencia, se sale de la caja, reluce, motiva y contagia.

Es natural que quien logra mostrarse de esta forma identifique determinadas barreras en los grandes corporativos y empresas que hoy dan forma al sistema económico y laboral de este mundo. Considero que es por ello que el emprendedor encuentra sentido al separarse de viejos y rígidos esquemas para desarrollar nuevos en donde sus ideas florezcan o, al menos, se pongan a prueba.

El emprendedor es un ente particular que, casi literalmente, ha roto las cadenas que lo limitaban. Emprender es en esencia actuar libremente. El éxito del emprendedor radicará entonces en las correctas decisiones que tome para materializar sus ideas y dirigirlas a buen puerto. Es decir, dependerá del “bien elegir”.

Así pues, como bien se ha dicho en este foro, las elecciones que hacemos son en forma y en esencia. En la forma estarán aquellas que practiquemos todos los días dentro de nuestros proyectos para mostrar liderazgo, creatividad, acción resolutiva, orden y visión de empresa. Por su parte, en la esencia estarán aquellas elecciones personales que hacemos todos los días para con nuestro desarrollo. Y bien, así como la gota de agua y el copo de nieve son lo mismo, el emprendedor es en esencia “decisión” y “acción”.

En la parte profunda (que también me encanta y no dejaré de lado) la decisión “adecuada” es la que me permite actuar en congruencia con mi ser y en sintonía con mi propio desarrollo. No es casualidad que a las empresas se les asignen valores similares a los humanos, porque es en ellas en donde podemos reflejar nuestras virtudes (y también nuestros retos personales).

Al hablar de manera profunda de decisiones y acciones, el concepto clave es el Libre Albedrío, entendido como esa capacidad del hombre para hacer “la elección correcta” de las acciones a ejecutar. Sin embargo, los emprendedores (y los seres humanos en general) frecuentemente percibimos nuestro entorno (social, personal y profesional) de manera errónea. Algunos de los síntomas de esta percepción errónea son la apatía, la rutina, el desgano, la falta de creatividad, el agotamiento mental, el agobio, el apego, el abandono del ser.

Existen tres conceptos (que de alguna manera ya se han esbozado en este foro) que debemos intentar entender con claridad en nuestro desarrollo personal:
1. La impermanencia de las cosas (nada es igual todo el tiempo, todo cambia)
2. Su insustancialidad (nada tiene una condición intrínseca, depende del sujeto que la interpreta)
3. Y nuestra insatisfacción (esa cosquilla que nos impulsa a mejorar cada día, en todos los aspectos del hombre)

El entendimiento profundo de estos conceptos nos permite elegir de mejor manera, es decir, podemos ELEGIR CON LIBERTAD. Así entonces, hacemos uso genuino del libre albedrío.

Nada de lo que elegimos es “no hacer” en estricto sentido, puesto que la misma decisión de “no hacer” sería “hacer”. La libertad (o la búsqueda continua de la libertad) es el esfuerzo mental y espiritual hacia el entendimiento. Más entendimiento es más libertad, y esto se traduce en mejores elecciones en todos los campos de la vida.

Desde mi perspectiva, el planteamiento “Suelta el timón en manos de la libertad […] y de esa forma el rumbo que tomes es perfecto” sería mejor expuesto así: “Toma el timón con libertad y elige tu camino, que sin duda será el correcto”.

En esta metáfora del timón, intento transmitir que no es lo mismo “caminar” que “elegir caminar”. Elegir caminar implica decisión, implica el uso del libre albedrío. Aquel que solo camina, sin elegir caminar, le esperan muchas más vidas.

¿Y el entrepreneur donde quedó? Justo ahí, como vivo ejemplo de aquel que se cuestionó, entendió e hizo uso de su libre albedrío para elegir el camino a andar. Suena fácil pero no lo es en una sociedad donde la constante es pertenecer, copiar y andar sin preguntar. Felicidades a los locos que entienden y actúan, son los que más disfrutarán el camino, sin duda, un camino con corazón.

Gracias a todos en este foro por compartir sus ideas, sin duda enriquecen el camino de los que tenemos la hermosa oportunidad de leerlos. Y de forma muy muy especial, gracias a Emilio por mantener y promover el espíritu del Pájaro Rojo… tu entusiasmo hace honor a quien puso la primera piedra.