Inicio Foros FORO DE FILOSOFÍA Libertad del Hombre

Etiquetado: 

Este debate contiene 88 respuestas, tiene 3 mensajes y lo actualizó  Ramon J. Cluet hace 1 año, 8 meses.

Viendo 15 publicaciones - del 1 al 15 (de un total de 89)
  • Autor
    Publicar
  • #3152

    Víctor Pierce
    Keymaster

    LA LIBERTAD DEL HOMBRE

    d

    ¿Es igualmente libre el pájaro que el Hombre?

    El Ser humano siempre se ha considerado como un “Ser libre”; LIBRE ALBEDRÍO solemos decir; privilegio, poder, facultad; pero ¿Facultad de qué? , pregunta que resulta inevitable en razón de la propia conciencia; pues como seres o mónadas de la necesidad, somos conciencia que se ve a sí misma aprehendida de las constantes impositoras, pero que al mismo tiempo se CONCIBE A SÍ MISMA (El Hombre) como mente que subyace, inextricablemente , en el lienzo de la naturaleza.

    Mente entretejida con las Leyes que fungen como su sostén y que, en ese accionar o Movimiento de la propia Conciencia llamado Libre AlbedrÍo, las observa, las distingue, las diferencia, las analiza, las discrimina y ELIGE.

    ¡Y sí! , el Hombre, a diferencia de los otros reinos de la naturaleza, posee esta libertad; he ahí el “Reino Humano”, he ahí el “Reino del Pensar”.

    ¿Facultad de qué? …. Facultad de Elegir.

    La averiguación de la libertad del hombre compete al “Reino del Pensamiento”, a esa su “Capacidad de Elección” que es inherente al propio escenario en el que está inmerso. Es ahí donde se abre el abanico de la mente, el de la conciencia, en cuya naturaleza se encuentra la naturaleza misma. Conveniente es afianzar que en los inagotables depósitos de la naturaleza podemos escoger las fuerzas que, en intensidad, dirección y sentido mejor sirven al propósito inherente de ese nuestro “Libre Albedrío”. Es, precisamente, en la inmutabilidad de la ley donde el éxito se garantiza; de ello depende la predicción del los experimento y de todo proyecto; de ello depende el desenlace de toda idea y acción; cuanto mayor sea el conocimiento de las constantes, tanto mayor seguridad habrá en el resultado; los llamados “accidentes” provienen de la acción de ciertas leyes ignoradas, desconocidas o desdeñadas.

    Y si en el mundo físico podemos proyectar, calcular y predecir, ¿Qué, entonces, no podrá ser que ese mundo pretendido de bondad sea igualmente una proyección que la conciencia edifica teniendo como cimientes constantes que aun no entiende y domina?

    Evidentemente la naturaleza nunca nos traiciona, y así como el científico, actuando en conformidad con las leyes, asegura la réplica en su experimentación; así también puede ser que en el conocimiento de leyes que solo son percibidas en el discernimiento agudo, se obtenga, igualmente, la garantía que conlleva a la real y verdadera trascendencia del Hombre.

    En cada elección que hacemos la naturaleza siempre nos es fiel, la traición la encontramos en nuestra ceguedad e ignorancia.

    Solemos decir: “Moral del Hombre”, pero.. ¿Es realmente del Hombre la moral que se adjudica? ¿Qué acaso el Hombre no estará abrazado por otro tipo de lazos que la naturaleza provee?

    ¿No será que en esa autosuficiencia que ignora dichas leyes subyaga el fracaso de la humanidad?

    ¿No será que en la incapacidad de concebir estas Leyes, sean estas mismas y sus fuerzas intrínsecas las que nos someten derivando de ello la caída del Hombre?

    ¿Cómo entender a estas constantes intangibles que están más allá del mundo de los sentidos y de esa percepción primitiva?

    El científico garantiza su accionar mediante la sumisión a las leyes que actúan sobre su accionar; ¿No será, pues, que imperativo resulta el conocimiento y la comprensión de tales leyes?

    Dícese que por obediencia se domina a la Naturaleza. Y digo yo, por obediencia el Hombre se trasciende así mismo; es en el obrar correctamente, conforme a la ley, donde el horizonte se abre para ser conquistado por el Hombre, es en las “Virtud” en donde reside el entendimiento subjetivo de las “Leyes Superiores” que conllevan al goce de la auténtica Libertad.

    #3153

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Es claro que para abordar la “Libertad del Hombre” no únicamente resulta ineludible el tema de la “Percepción del Mundo”, sino que, dicho tema, viene a ser la piedra angular del desarrollo; pues es el mundo, el objeto, esa realidad objetiva enfrente de nosotros, la mismísima materia prima con la cual la conciencia elabora el pensamiento. Habremos, pues, de ser delicados en los cortes que hagamos de la propia conciencia distinguiendo así aquello que le es necesario al pensamiento y lo que no lo es en el estricto sentido de Sujeto/Objeto.

    Una de las consideraciones importantes en este tratado de “La Libertad del Hombre” debe ser el asumir, desde un principio, que el OBJETO NO ES PASIVO, sino que existe una dinámica en el mundo de las formas, por lo que surge la incógnita de si el proceso del pensar es exclusivo del Sujeto o bien, si el movimiento resulta determinante como sentido de ilustración que ingiere en los verdaderos cambios trascendentales de la conciencia. Este cuestionamiento pareciera simple si se entendiera a una relación Sujeto/Objeto únicamente en el marco de aquel que conoce con aquello que es conocido sin que el que conoce o está conociendo afecte a lo conocible, en cuyo caso tendríamos un objeto totalmente pasivo, más claramente y a manera de pregunta ¿El conocedor, en su relación estricta Sujeto/Objeto, afecta la ilustración mediante su proceso del pensar?, o bien, ¿Es el objeto totalmente independiente del pensamiento del Hombre en cuyo caso la ilustración de un objeto determinado siempre es la misma?
    Un cuestionamiento que para muchos pudiese parecer muy surrealista, pero lo cierto es que si estamos hablando de una libertad que se obtiene y se conquista a través de responder adecuadamente a los impulsos que se generan de esa relación, es justo pensar, igualmente, que dicha realidad muta consecuentemente respecto a los logros alcanzados, en otras palabras: la conciencia busca una nueva trascendencia, por lo que la ilustración debería presentar un nuevo cuestionamiento, vamos; la ilustración cambia.
    ¿Qué tanto el mundo de la formas es afectado por nuestro proceso del pensar y por esos conceptos desarrollados desde las cosas mismas?, ¿Qué tanto el mundo de las formas nos ilustra nuestro propio estado de conciencia y al mismo tiempo hace la pregunta congruente al escalón siguiente? Alguien podrá decir, el mundo cambia no por lo que pensamos del mundo, sino por lo que hacemos de él. Sí…..sí, por supuesto, pero antes de cualquier acto está el proceso del pensar, y antes de éste está el estado de conciencia individual, y antes de éste el estado de la conciencia colectiva.

    ¿Soy libre en pensamiento respecto a la realidad que percibo? y, por consiguiente: ¿Soy tan libre en mi accionar como tan libre es mi pensar respecto a la realidad que percibo?
    Esto es de suma importancia si solo hablamos de conceptos, si tan solo nos enfocamos en esa pretendida filosofía que tiende a embotellar al objeto y dejarlo inmóvil, un proceso del pensar derivado de un estado de conciencia que, a priori, ha cuartado su propia libertad.
    La única manera de encontrar y obtener esa libertad es dejando al objeto, junto con nuestra animalidad, fluir en el movimiento de la conciencia.

    d

    #3154

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Entiendo que Kant, en su “Crítica de la Razón Práctica”, señalaba que las leyes son reveladas por la razón, y que dichas leyes, más que expresar una anarquía, constituían la fuente de la libertad. Sin embargo, Kant no visualiza a la “Libertad Universal” o de la “Conciencia Universal”, pues tan solo la concibe como “Acto de Gobierno de sí mismo”, obviamente el “Mundo del Pensamiento Kantiano” resulta, enteramente, dependiente del objeto; así, pues, la pregunta en este caso serían ¿Quien es sí mismo? y ¿Qué se entiende como gobierno de sí mismo?
    Schopenhauer nos dice que la realidad objetiva es la única verdad valida en donde el Hombre puede, a través de su conciencia, entrar al discernimiento filosófico.

    Pero ¿Qué es el Hombre para Schopenhauer, y cuales los vehículos de esa supuesta razón?

    Y he aquí que entramos en el terreno de lo que a la conciencia compete, pues según Schopenhauer todo es simple percepción de nuestros sentidos, pero ¿Qué a caso nuestros sentidos no forman parte de esta supuesta percepción?
    ¿Qué nuestros ojos, manos, oídos, lengua y nariz no son constituyentes de lo que se percibe?

    ¿Quién percibe?

    Quizá deberíamos agregar a la consideración de Kant que las leyes, ¡Sí! – efectivamente, no son una imposición en donde subyace la esclavitud de la conciencia, sino que en la misma restricción implícita en la ley yace la “Libertad del Hombre”, pero no una libertad que encuentra su punto álgido en el gobierno de sí mismo (Como dice Kant), pues esto implicaría una conducta que se administra respecto a sus propias percepciones (Ya no digamos sus pasiones), ¿Qué hay ahí de Libertad? ; sino una Libertad que tiene que ver con la trascendencia de las percepciones mismas.

    ¿Son “Todas” las leyes reveladas por esa razón que actúa vinculada a la animalidad del Hombre y su mundo de las formas? o ¿Existen algunas leyes superiores que se revelan por algo más inherente y en exclusividad de la conciencia?

    c

    #3166

    Interesante tema Víctor.

    Bajo mí punto de vista la llamada libertad del hombre es solo una ilusión porque el hombre siendo un microcosmo dentro del macrocosmo se debe a las layes naturales que lo rigen. El libre albedrío no es otra cosa que la facultad de elección y decisión de los seres inteligentes mediante la facultad del razonamiento, sentimiento, cuando no de la intuición, esta última generalmente ignorada y por lo tanto no desarrolla. Somos pequeños dioses porque de acuerdo con nuestros pensamientos y sentimientos, porque de acuerdo con nuestras decisiones y acciones, construimos ó destruimos.

    Preguntas: “¿Es igualmente libre el pájaro que el Hombre?”. Sí, la diferencia, la gran diferencia es que el pájaro no tiene conciencia de existencia y por lo tanto su llamada libertad está sujeta a la intuición y no a la razón. Entiendo por libertad la facultad que tiene todo ser vivo para llevar a cabo una acción.

    Sí, “El Reino Humano”, “El Reino de Pensar” -como dices- hace la gran diferencia con otros reinos. Hablamos de mente (pensamiento/conjunto de ideas) y conciencia (capacidad de juzgar los actos, el bien y el mal). Sí, el desconocimiento de las leyes Universales/Cósmicas y su aplicación interfieren en los resultados finales.

    La mente proyecta y la acción física/mental -consciente ó inconsciente- construye o destruye, afortunadamente tiene sus condiciones y limitaciones; Sí, la trascendencia del hombre depende del conocimiento de la leyes naturales y su aplicación y los resultados dependen de su evolución y desarrollo intelectual/espiritual.

    La moral del hombre es una constante en un sentido del bien sobre el mal y cualquier desequilibrio influye en su desarrollo, calidad de vida. Sobre el mundo de los sentidos está el mundo moral y ésta es una fuerza/energía natural que fluye. El conocimiento de las leyes trascendentales, su aplicación y resultados es un privilegio bien guardado…

    Sí, el hombre es libre la libertad cuando profundiza, se armoniza y trasciende, cuando logra la comunión con Dios, El Todo, El UNO ó como le queramos llamar.

    Preguntas: ¿Son “Todas” las leyes reveladas por esa razón que actúa vinculada a la animalidad del Hombre y su mundo de las formas? o ¿Existen algunas leyes superiores que se revelan por algo más inherente y en exclusividad de la conciencia?.

    Las leyes reveladas por la razón pertenecen al mundo físico/material pero existen Leyes Superiores que pertenecen a la Conciencia Universal y el Universo existe en armonía con estas leyes.

    Son solo pensamientos.

    Un fraternal saludo extensivo a Emilio y Gydert.

    #3167

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Estimado Ramón, primeramente permíteme expresar la alegría que me da tenerte aquí; desde hace muchos años; desde que entré a Emagister, el primer grupo en el que participé fue el tuyo; fuiste conmigo un anfitrión excelente y espero poder hacerte sentir de la misma manera; aunque, aquí, este sitio es de todos; en verdad lo digo; el día de mañana en el que alguien (Como tú) desee la administración; con gusto se la doy.

    Vamos al tema:

    En este asunto de lo material y de lo espiritual, en esta dicotomía de la privación y de la libertad, solemos abordar los temas eligiendo un derrotero; o bien nos vamos por el lado de la razón o bien por el lado de la fe o, en su defecto, por el lado metafísico/abstracto; digamos, analógicamente hablando, que nos gusta elegir entre Aristóteles o Platón.

    Siempre es costumbre para los procesos del pensamiento occidental plasmar ideas y desarrollos mediante el método analítico; en dónde, sabemos, nos toparemos, sin duda, con ese parteaguas allende del concepto y que, por ende, solo llegaremos a indagar sobre lo que a la forma respecta.
    Otro de los problemas resulta en la conceptualización de eso que llamamos “Libertad”; encontramos un sinnúmero de maneras para utilizar la palabra libertad; y todas ellas, en su gran mayoría, presentan una connotación de “NO ESTAR SUJETO A”; lo cual, en este sentido y obedeciendo a nuestra innegable e ineludible animalidad, la susodicha “Libertad” queda reducida a una “Libre elección” muy cuestionable por hallarse inmersa en el marco del determinismo. Este asunto del “NO ESTAR SUJETO A”, a mi parecer, es un gran error; teniendo en cuenta que nuestra existencia es regida por constantes invariables e inmutables llamadas leyes; las cuales juegan un papel importantísimo en todo lo referente al contexto humano, empezando desde la condición de criatura, hasta aspectos más complejos como pudiese ser el de las emociones y el de la moral.

    La existencia es, por excelencia – “Estar sujeto a”, se existe por razón de estar inmerso en el determinismo; todo escenario o matriz es un receptor de un “Data Forma”, todo ente viviente representa, en sí mismo, un “Orden”, tanto en su constitución celular, como en su comunión con su entorno. Ahora bien, teniendo esto como premisa, resulta totalmente inapropiada una concepción de “Libertad” con tintes azarosos o, peor aún, caóticos. De esta manera, como bien apuntas, la “Libertad” debe ser indagada en los terrenos de la conciencia, teniendo, como factor indicativo, su trascendencia.
    Por tal razón; cuando se estudia o se piensa en “La Libertad del Hombre”, debe ser mediante un desarrollo que busca poner en juego los factores de los cuales se deriva dicha “Trascendencia”, factores que, por supuesto; tienen que ver con la “Naturaleza del Hombre”.

    Lo anterior nos lleva a un enfoque en el cual debemos indagar tanto en la “Libertad del Hombre” (Ser), tanto en la “Naturaleza del Hombre” (Deber ser), una “Y” que, por un lado, trabaja en el mundo externo y, por otro, en el mundo interno.

    Por ahí estaba leyendo un debate en Emagister en donde salía a colación el “Derecho Natural” (Volvemos a encontrar a Platón) y el “Positivismo” (Nuevamente Aristóteles). Sin embargo, pienso yo, habremos de entender que el primero emana de un fundamento metafísico llamado “Mundo Interior” y el segundo del “Mundo exterior”
    Platón fue un iniciado de los maestros orientales, él desarrolla la teoría de la “Naturaleza Humana” en un mundo de las ideas sujeto a la contemplación del espíritu; así el “Derecho Natural” no es otra cosa que “El llamado interno del Deber”, “Ley natural Superior” en exclusividad de la condición humana .

    Así pues; pienso que nada nuevo hay bajo el sol de oriente; esta búsqueda de “La Libertad del Hombre” en el Hinduismo resulta las dos caras llamadas – Dharma y Karma.

    v

    #3172

    Gracias amigo Víctor por tus palabras, humildemente espero poder contribuir positvamente a tú proyecto, esfuerzo, que por cierto me impresionó y tuvo para mí una doble atracción: Delicadeza de presentación y contenido profundo. ¡Felicitaciones!

    Seguimos:

    La vida nos trae muchas sorpresas, muchas variantes, sin embargo pareciera ser que estamos destinados a quemar etapas, etapas acordes con nuestra realidad, pesonalidad, experiencia, conocimiento y evolución y en este ir y venir nuestro mundo en constante movimiento cambia y nos acondiciona para seguir avanzando. Siempre he pensado que escogemos el camino y el destino pero en estos momentos se me viene a la mente que es el camino y el destino el que nos escoge a nosotros. “Cuando el alumno está preparado aparece el maestro”.

    Hablando de Arístótels y Plantón y su filosofía/metafísica no dejo de pensar en la sabidruría de ambos y en sus acertados enfoques físico/material del primero y místico/espiritual del segundo que aunque distantes se relacionan. Contrario a lo que se piensa, la ciencia y la tecnología no está reñida con el misticismo y la religión.

    La diferencia fundamental entre la metafísica de Platón y Aristóteles es que para Platón los conceptos son ideas, y para Aristóteles son formas. Sí, así lo entiendo, Platón nos habla del mundo interior (idealismo) y Aristóteles nos habla de un mundo exterior (materialismo).

    Siguiendo tus ideas podríamos decir que nuestr mente -forma de pensar- está acondicionada a un sistema analítico, lo que en Aristóteles es lógica formal y para Kant las formas del entendimiento.

    Creo, no estoy seguro, que hablas de la filosofía del determinimo y copio de Wikipedia: “El determinismo es una doctrina filosófica que sostiene que todo acontecimiento físico, incluyendo el pensamiento y acciones humanas, está causalmente determinado por la irrompible cadena causa-consecuencia, y por tanto, el estado actual “determina” en algún sentido el futuro. Personalmente lo estoy asociando a Ley Universal o Principio que dice: “Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa”.

    Como bien dices la llamada libertad es muy difícil de denifinir pero para los temas que nos ocupan me permito sugeir una muy simple que es: “Facultad que posee todo ser vivo (y consciente) para llevar a cabo una acción de acuerdo a su propia voluntad”. Ciertamente “la libertad” no queda reducida a una “libre elección” porque elección supone selección de una cosa para un fin en función de una preferencia. Creo que estamos de acuerdo que hablar de “libertad” es una ilusión porque estamos sujetos no solamente a las Leyes Universales, Cósmicas, sino también a las leyes del hombre que por cierto no siempre son justas, acertadas.

    Sí, como bien dces entre muchas otras cosas “…por un lado trabaja en el mundo externo y, por otro, en el mundo interno”.

    Interesante la diferencia entre Dharma y Karma filosofiá India. Copio: “El dharma se refiere al deber que se debe cumplir en la vida, mientras que el karma es aquello que viene como consecuencia de la vida que has llevado. El dharma se trabaja en la vida presente, mientras que el karma afecta la vida futura.

    Un afectuoso saludo,
    Ramón

    #3174

    Emilio
    Miembro

    Hola Victor! Como siempre un placer leer el foro y tus desgloses. Me he mantenido atento al tema de debate, sabes que para mi es temporada de trabajo y eso limita mis intervenciones, sin embargo aquí sin duda encuentro una guarida que me permite leer interesantes exposiciones, tomar aire, y por supuesto inspirarme para estar a la altura de sus reflexiones.

    Hola Ramón, bienvenido! Me da mucho gusto saludarte, siempre es grato compartir espacios de reflexión con filósofos de tu tamaño… No pretendo aquí encasillarte en términos ni mucho menos, más bien hago honor al recorrido de los “amantes a la sabiduría”, y te saludo con respeto y gusto.

    Me parece que sean cual sean nuestras reflexiones, al menos compartimos el camino con el que pretendemos liberarnos! Me da gusto leerlos y aprender de ustedes.

    Le doy un poco de especias al platillo que cocinan asociando al conocimiento con la liberación del hombre, pues me parece que cada ves que pensadores recorren este camino tarde que temprano se escuchan las frases. Si bien no las podríamos juzgar pues abanderan con honra el cuestionamiento de: ¿Que otro significado más digno y compensativo al esfuerzo podría tener el camino del conocimiento sino el de la mismísima liberación del hombre? Pero por supuesto que estamos aquí para debatirlas.
    <Mañosa referencia o interpretación de la frase habitual ….. Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8:32>

    Al concepto que citas, discutes y contradices Victor en donde la Libertad se refiere a: “Estar Sujeto A”, me sumo a la impugnación y habilito la posibilidad de la palabra al significado de Libertad: ”Posibilidad de Ser o Estar de diferente forma”, usualmente atribuida a la alineación de las causas y formas del creador o la creación.

    En este contexto, al significado que das Ramón a Libertad : “Facultad que posee todo ser vivo (y consciente) para llevar a cabo una acción de acuerdo a su propia voluntad” agregaría lo siguiente para permanecer en mi linea… “Facultad que posee todo ser vivo (y consiente) para llevar a cabo una acción de acuerdo a su propia voluntad, en comunión con la causa de acuerdo a los intereses de la creación con el hombre”.

    A estas alturas sabemos que las pretensiones están lejos de ser religiosas, y toda forma de involucrar al espíritu será o es consecuencia del desglose de los significados en los terrenos de la consciencia. Que por cierto ustedes ya han empezado a desmenuzar con amplia maestría, yo únicamente concedería o sumaria al termino “Conciencia” si me lo permiten, y pensando que se esta tocando el tema de la Realidad / Pensamiento “Libre albedrío” los conceptos del universo, creación, logos, Mente, Dios o como queramos llamarlo, esto por precaución para distinguir a la Consciencia – Realidad de la Creación a la que pertenecemos, de la conciencia / realidad y razón de cada individuo.

    Nuevamente les reitero que me da un inmenso gusto compartir con ustedes reflexiones. Sigo atento de sus intervenciones. Les mando un abrazo fuerte.

    #3175

    Gracias sinceras Emilio por tus palabras de Bievenida, lo cierto es que soy un neófito tratando de avanzar en el camino acompañado de seres que tienen las mismas inquietudes y que generosamente comparten sus expriencias, conocimientos. Me alegra mucho tú participación y aporte que sin duda enriquece este foro.

    Dices: ¿Que otro significado más digno y compensativo al esfuerzo podría tener el camino del conocimiento sino el de la mismísima liberación del hombre?”. Sí, liberación del hombre en un sentido total/absoluto. Nada fácil por cierto por no decir imposible.

    Debo aclarar que mí significado de “libertad del hombre” se refiere a la consciencia (sinónimo de conciencia) y personalmente me refiero: “1.-conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, del estado en que se encuentra y lo que hace =conciencia y 2.-Facultad del ser humano para elaborar juicios personales de carácter moral y ético sobre lo que está bien y lo que está mal, con relación a sí mismo y a los demás”.

    “Consciencia se refiere generalmente al saber de sí mismo, al conocimiento que el espíritu humano tiene de su propia existencia, estados o actos y Conciencia se aplica generalmente a lo ético, a los juicios sobre el bien y el mal de nuestras acciones”.

    Dices: “agregaría los siguiente para permanecer en mí línea… en comunión con la causa de acuerdo a los intereses de la creación con el hombre”. Y pregunto para un mejor entendimiento: ¿Cuál es “tú línea? Pienso -no estoy seguro- que te refieres y como dices al final de tú escrito a la “Conciencia – Realidad de la Creación a la que pertenecemos y de la conciencia/reaidad y razón de cada individuo”.

    Emilio, no, nos sigas -como dices- interviene como lo estás haciendo ahora para enriquecer el Foro.

    Un fraternal saludo.

    #3176

    Emilio
    Miembro

    Hola Ramón, gracias por tus palabras y reflexiones. Tratare de explicar mis interpretaciones de mejor manera, pido una disculpa cuando no se logre o cuando los conceptos que utilizo se alejen de algún significado en particular, les pido me lo hagan saber para ajustarlos.

    Atribuyo la libertad del hombre al vinculo con la creación y la posibilidad de comunión con una causa mayor.

    Dicho en otras palabras, el hombre a diferencia del pájaro, tiene la posibilidad de modificar su conciencia “trascender”, y eso lo habilita a la <posibilidad de ser o estar de forma distinta> por su propia voluntad, y por voluntad de las fuerzas creadoras que han otorgado la posibilidad innata de que esto suceda.

    Es decir; en el significado que Victor puso sobre la mesa de libertad “Sujeto A”; el espíritu del hombre en la etapa previa y posterior a esta forma de vida, no esta “Sujeto A” las mismas condiciones, el hombre con sus atributos físicos, incluida la razón, es quien lo sujeta, y al tener la posibilidad de acuerdo a su origen de ”ser de diferente forma” entonces puede liberarse “Trascender” Claro! Nuevamente y dando significado a la línea que refiero, para que esto suceda, su voluntad de actuar ( tu descripción de libertad) se tiene que ajustar – alinear a la voluntad o poder de las fuerzas previas a su creación y actuar conforme a las causas del hombre. De ahí el pensamiento del significado de la vida en el sentido de que el Hombre no es un cuerpo poseedor de espíritu, es el espíritu quien es poseedor de un cuerpo en esta etapa para su desarrollo y trascendencia.

    Me parece que la constante relación del conocimiento con la liberación del hombre, tiene como primer etapa el distinguir entre las características del cuerpo físico, material ( sentidos – Razón) con las características del alma y del espíritu (conciencia – Mente).

    Coincido contigo en el arduo y difícil camino que la liberación del hombre requiere a través del conocimiento, en mi perspectiva más que absoluto e imposible, es un desarrollo de distintas etapas, más que físicas, espirituales, y estas tienen que ver con el conocimiento que el espíritu acumula a través de las vidas. Sin duda no es un conocimiento material y externo como el que nos han acostumbrado cuando nos enseñan a ser físicos, matemáticos, filósofos etc.. pues esto se desvanece con la desaparición del cuerpo, es más bien un conocimiento apegado a las causas universales y la posibilidad del espíritu para completar su desarrollo en esta forma como etapa.

    Me da muchísimo gusto participar con ustedes. Les agradezco el tiempo que dedican a la lectura y a compartir su conocimiento y experiencias. Les mando un fuerte abrazo y les deseo un día lleno de conocimiento y sabiduría.

    • Esta respuesta fue modificada hace 2 años, 8 meses por  Emilio.
    #3178

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Hola Ramón y Emilio; un placer leer sus desarrollos; en verdad gozo la inteligencia, la formación que se exhibe para los temas y el buen trato de los mismos.

    Pido perdón por estos dos días de ausencia, tuve que viajar a la ciudad de México, pero ya estoy de regreso.

    Una de las cosas que también resulta muy agradable y digo esto pues algunos podrían pensar que solo se trata de camaradería, es que en este deseo de conocer, indagar y proponer, no obstante podemos decir que nos hayamos hurgando bajo una perspectiva similar; existen, entre nosotros, diferencias que a continuación me atrevo a considerar:

    • Según Ramón la “Libertad” puede darse tanto en la Conciencia como en la Inconsciencia; y quisiera quedarme ahí sin entrar al terrenos de la conciencia animal (La no humana), pues debo decir que, tampoco comparto la creencia de que el pájaro, o cualquier animal, carezca de “Auto-conciencia”, baste decir que toda criatura se identifica con su especie, y esto ya nos habla de un nivel de auto-conciencia “X”.

    • Emilio suma a la definición de Ramón (Facultad que posee todo ser vivo y consciente para llevar a cabo una acción de acuerdo a su propia voluntad) el concepto “Intereses de la Creación”; en este sentido me gustaría que Emilio nos abriera más el panorama y nos explicara que considera él como “Intereses de la Creación”, pues, aun en su segundo post, no veo la idea clara que pudiese vincular a dichos “Intereses de la Creación” con esa “Libre voluntad de acción”. No digo que estoy en desacuerdo con Emilio, hasta, muy probablemente, comparta su pensar, pero requiero del vínculo apropiado para poder unir.

    • El término “Trascendencia” ha tocado puntos como juicios morales y acciones entre el bien y el mal; respecto a esto me gustaría hacer una de esas preguntas obligadas:
    ¿Qué tanto trascendemos conforme a nuestros juicios? – o – ¿Qué tanto llevamos a cabo nuestros juicios mediante una conciencia que ya ha trascendido?

    De otra manera:
    Si deseo establecer un juicio de carácter moral en el ámbito legislativo:
    ¿Es en el proceso contextual que hace el individuo de las cosas de donde surge su condición ética? – o – ¿Es del estado moral del individuo de donde surge la condición ética de las cosas?

    Ahora bien, quiero aclarar a Emilio que mi concepto de “Libertad” de ninguna manera lo estoy fincando en “El estar sujeto a”, a lo que me referí con ello es que “Toda criatura viviente está sujeta a”, y que, por lo mismo, la libertad no debe ser buscada en el terreno de la animalidad, sino de la mente (Creo que aquí todos estamos de acuerdo); solo deseo dejarlo claro……me copio:

    La existencia es, por excelencia – “Estar sujeto a”, se existe por razón de estar inmerso en el determinismo; todo escenario o matriz es un receptor de un “Data Forma”, todo ente viviente representa, en sí mismo, un “Orden”, tanto en su constitución celular, como en su comunión con su entorno. Ahora bien, teniendo esto como premisa, resulta totalmente inapropiada una concepción de “Libertad” con tintes azarosos o, peor aún, caóticos. De esta manera, como bien apuntas, la “Libertad” debe ser indagada en los terrenos de la conciencia, teniendo, como factor indicativo, su trascendencia.

    Y sí; todo lo referente a la manifestación ocurre, ineludiblemente, en un escenario determinado llamado “Naturaleza Material”; por eso insisto en las dos caras de la moneda “NATURALEZA ESPIRITUAL” y “NATURALEZA MATERIAL” (Dharma/Karma), en un post anterior di el ejemplo de ambas en la esvástica, en la cruz de David y el hexagrama chino del Yi Jing o I Ching.

    Quiero ir un poco más lejos y hablar de lo que, para mi, es Creación y de lo que es Evolución; y lo voy a ser de manera muy simple:

    Creación es la “Genealogía del Espíritu”, cuya “Progenie” es la “Conciencia en Descendencia”, cuya “Variable de Sucesión” (Generaciones Sucesoras) es marcada por “Grado de Materia”.

    Evolución es la “Genealogía de la Materia”, cuya “Progenie” es la “Conciencia en Ascendencia”, cuya “Variable de Sucesión” (Generaciones Sucesoras) es marcada por “Grado de Espíritu”.

    La Creación concibe a una Conciencia en Espíritu, la cual, conforme a las etapas de la propia Creación, se va privando o esclavizando en la forma y esto sucede en grados de materia.

    La Evolución; concibe a una Conciencia Material, la cual, conforme a las etapas Evolutivas, se va liberando de la forma, y esto sucede en grados de espíritu.

    Todo sucede en el terreno de la “Conciencia” y cada paso, de un lado o del otro (Descendente o Ascendente), es “Trascendencia”. El Hombre es punta de lanza de la “Evolución” o “Genealogía de la Materia”, pero no es el único que evoluciona (Tanto evoluciona el macro como el microcosmos); he ahí mi hipótesis de que la “Trascendencia”, igualmente, ocurre o sucede en la propia percepción.

    Esto va muy ligado a una máxima oriental que dice:

    Tienes que convertirte en aquello que deseas conocer.

    Un abrazo para los dos.

    u

    #3181

    Hola Emilio.

    Bajo mi punto de vista el hombre como todo lo existente guarda una relación con su origen y entiendo que la palabra “creación” implica una relación directa con un Ser Superior -sobenatral- Dios, El Todo, El Absoluto. Considero que el orígen divino de las cosas está en su esencia.

    Personalmente comparto la Teoría de la Evolución en términos generales y hablando del hombre entiendo que es el resultado de un proceso constante, evolutivo a través del tiempo (cambios/transformaciones).

    Dices: “el hombre a diferencia del pájaro, tiene la posibilidad de modificar su conciencia “trascender”, pero según mi entendimiento todo trasciende y los animales actúan por medio de la intuición.

    El signiflicado de la vida es muy variado y complejo pero ciertamente para un místico pudiera ser la trascendencia en un sentido espiritual, cósmico. Pienso que el “significado de la vida” -consciente ó insconcientemente- es evolucionar positivamente de cualquier estado en que nos encontremos.

    Pensamiento profundo cuando dices: “El Hombre no es un cuerpo poseedor de espíritu, es el espíritu quien es poseedor de un cuerpo”.

    Como dije, según mí entendimiento la llamada libertad del hombre es una ilusión porque el hombre está sujeto a las Leyes Universales (Superiores) y a las leyes del hombre (inferiores), estas últimas generalmente manipuladas por intereses egositas, socioconómicos y políticos.

    Seguimos.

    Un fraternal abrazo.

    #3182

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Estimado Ramón te saludo con el gusto de siempre. Hoy es un buen día, son de esos con mucha energía y lleno de calidez humana.

    La Creación, en el sentido estricto de la palabra, implica una inteligencia detrás de toda manifestación, llamémosle “Divinidad”, “Esencia” o “Dios”, y partiendo de esta premisa no es posible tener una creencia, en este sentido, que comulgue con la teoría de la evolución Darwinista; habremos de recordar los fundamentos de dicha teoría:

    • Todo proviene de la materia inerte
    • Los cambios suceden muy lentamente en una “Selección Natural” en donde la naturaleza deja los útiles y deshecha los que no los son.
    • Todo el proceso es azaroso
    • La naturaleza no da saltos (Cambios significativos), es decir; no crea cambios sin que exista una secuencia utilitaria en el proceso de selección.

    Y bueno; ya nada más con el primero tenemos para comprender que sería toda una contradicción ser “Creacionista” y “Evolucionista” al mismo tiempo.

    Yo concibo a la Intuición como un proceso mental superior a la razón; y si afirmamos que los animales no razonan, mucho menos intuyen; para mí el animal actúa bajo el proceso instintivo; pero con esto no estoy diciendo que la “Evolución Darwinista” responda al enigma del “Instinto”; lo cierto es que, aun en el área académica/científica el instinto continúa siendo un misterio; la genética solo presenta una teoría al respecto, pero las últimas investigaciones sobre el ADN nada arrojan al respecto.

    Trato de entender lo que dices cuando mencionas “Evolucionar positivamente”, pero a mi parecer queda mucho en el aire…….te pediría que te extendieras un poco en eso que consideras “Positivo”; para empezar, ¿Quién o qué marca los parámetros de lo que es positivo y no lo es?; vamos, estaríamos hablando de un “Propósito” intrínseco de la vida; cosa que tampoco encaja en la teoría de Charles Darwin.

    Saludos.

    #3183

    Hola Víctor, voy a tratar de contestar tus preguntas de acuerdo con mí experiencia. Entiendo por trascender pasar de un estado mental activo a un estado mental pasivo y en ese vacío de conscienca -inactividad- armonizarse con El Todo, Dios… En este estado no exiten juicios de ninguna naturaleza ni antes, ni durante, ni después.

    Tu aclaratoria que expones a Emilio en el llamado “Estar sujeto a”, me ha llamado la atención por la profundidad del contenido, pero contrario a lo que esperaba no ha sido fácil llegar a una conclusión -ignorancia- y después de un detenido pensar he llegado a la conclusión que tu punto de vista está sujeta a una “Filosofía Determinista” y un “Orden” no exento de fatalismo y ciertamente teniendo como sujeto esta premisa no podemos hablar de “Libertad”. Al hablar del Dharma y Karma entiendo que te refieres a una filosofía milenaria China donde el Dharma se responde al deber que se debe cumplir en la vida (Presente) y el Kharma que es aquello que viene como consecuencia de la vida que has llevado (Futuro) y que traducido a la filosofía cristina podría ser – digo yo – la ética y moral que se debe cumplir en la vida (Presente) y el purgatorio/infierno que viene como consecuencia de la vida que has llevado (Futuro).

    Sí, como dices: “Todo lo referente a la manifestación ocurre, ineludiblemente, en un escenario determinado llamado “Naturaleza Material”; por eso insisto en las dos caras de la moneda “NATURALEZA ESPIRITUAL” y “NATURALEZA MATERIAL”.

    Cuando hablas de dos caras de la moneda yo lo relaciono con la Ley Universal de Polaridad que comparto y dice: “Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse”.

    Dices: Sí, “Creación” concibe a una Conciencia de Espíritu que pertenece al Mundo Superior y “Evolución” concibe a una Conciencia Material que pertenece al mundo Inferior que crece y se libera acorde con su grado de conciencia espiritual.

    Todo está en constante movimiento y por lo tanto todo evoluciona, cambia, hablamos del micro y macrocosmos y como bien dices y como es lógico la percepción tambien cambia.

    A tu máxima que dice: “Tienes que convertirte en aquello que deseas conocer”, yo me permito agregar: Somos lo que pensamos.

    Un frater abrazo.

    #3186

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Muy buenos días a todos.
    Quisiera empezar retomando el punto seis del Kybalión que ha citado Ramón en el debate de “El Cielo y la Tierra”:

    6) Causa y efecto. Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte o azar no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley.

    Ahora cito la definición de “Determinismo”, Dharma y Karma:
    ____________________________________

    DETERMINISMO
    El determinismo es una doctrina filosófica que sostiene que todo acontecimiento físico, incluyendo el pensamiento y acciones humanas, está causalmente determinado por la irrompible cadena causa-consecuencia, y por tanto, el estado actual “determina” en algún sentido el futuro. Existen diferentes formulaciones de determinismo, que se diferencian en los detalles de sus afirmaciones. Para distinguir las diferentes formas de determinismo conviene clasificarlas acorde al grado de determinismo que postulan:
    • El determinismo fuerte sostiene que no existen sucesos genuinamente aleatorios o azarosos, y en general, el futuro es potencialmente predecible a partir del presente. El pasado también podría ser “predecible” si conocemos perfectamente una situación puntual de la cadena de causalidad. Pierre-Simon Laplace defendía este tipo de determinismo.
    • El determinismo débil sostiene que es la probabilidad lo que está determinado por los hechos presentes, o que existe una fuerte correlación entre el estado presente y los estados futuros, aun admitiendo la influencia de sucesos esencialmente aleatorios e impredecibles.
    Cabe resaltar que existe una diferencia importante entre la determinación y la predictibilidad de los hechos. La determinación implica exclusivamente la ausencia de azar en la cadena causa-efecto que da lugar a un suceso concreto. La predictibilidad es un hecho potencial derivado de la determinación certera de los sucesos, pero exige que se conozcan las condiciones iniciales (o de cualquier punto) de la cadena de causalidad.

    DHARMA
    Dharma (Sánscrito).- La Ley Sagrada; el Canon búdico. [“El Dharma es la naturaleza interna, caracterizada en cada hombre por el grado de desenvolvimiento adquirido, y además, la ley que determina el desarrollo en el período evolutivo que va a seguir. Esta naturaleza interna, puesta por el nacimiento físico en un medio favorable para su desarrollo, es lo que modela la vida exterior, que se expresa por medio de pensamientos, palabras y acciones. Lo primero que hay que comprender bien es que el Dharma no es una cosa exterior, como la ley, la virtud, la religión o la justicia; es a ley de la vida que se despliega y modela a su propia imágen todo lo que es exterior a ella. (A. Besant: El Dharma). –A esta palabra, pues, se le han dado numerosos significados, tales como: ley, religión, justicia, deber, piedad, virtud, mérito, condición, atributo, cualidad o propiedad esencial; doctrina, credo; código, derecho; conocimiento, sabiduría; verdad; práctica, costumbre; bien; obra piadosa, etc. –Dharma es también uno de los nombres de Yama, dios de la justicia.] (G.T. H.P.B.).

    KARMA
    Karma [o Karman] (Sánscrito).- Físicamente, acción; metafísicamente, la LEY DE RETRIBUCION, la Ley de causa y efecto o de Causación ética. Némesis, sólo en el sentido de mal Karma. Es el undécimo Nidâna [o causa de existencia] en el encadenamiento de causas y efectos, en el Budismo ortodoxo; más aun, es el poder que gobierna todas las cosas, la resultante de la acción moral, el samskâra metafísico, o el efecto moral de una acto sometido para el logro de algo que satisfaga un deseo personal. Hay Karma de mérito y Karma de demérito. El Karma no castiga ni recompensa; es simplemente la Ley única, universal, que dirige infaliblemente, y por decirlo así, ciegamente, todas las demás leyes productoras de ciertos efectos a lo largo de los surcos de sus causaciones respectivas. Cuando el budismo enseña que “el Karma es aquel núcleo moral (de todo ser), lo único que sobrevive a la muerte y continúa en la transmigración” o reencarnación, quiere decir simplemente que después de cada personalidad no quedan más que las causas que ésta ha producido; causas que son imperecederas, esto es, que no pueden ser eliminadas del universo hasta que sean reemplazadas por sus verdaderos efectos, y destruídas por ellos, por decirlo así, y tales causas –a no ser que sean compensadas con efectos adecuados, durante la vida de la persona que las produjo-, seguirán al Ego reencarnado, y le alcanzarán en su reencarnación subsiguiente hasta quedar del todo restablecida la armonía entre los efectos y las causas. (G.T. H.P.B.)

    ———————————————————————-

    d

    He estado insistiendo en las dos líneas, tanto el de la “Naturaleza Material”, como el de la “Naturaleza Espiritual”; había comentado que solemos elegir alguna de ellas cuando se trata de la búsqueda de esa tan ansiada y anhelada “Libertad del Hombre”, solemos elegir entre Oriente u Occidente tratándose de filosofía; pero, considero, el sendero de la trascendencia debe contener a ambos.

    El proceso creativo y evolutivo no se desarrolla en un descenso total en donde, inmediatamente después, sobreviene el ascenso; sino que la “Genealogía del Espíritu” y la “Genealogía de la Materia” han estado unidas desde el principio de los tiempos. Para entender esto es necesario tener muy claros los fundamentos que dan origen a la “Trinidad” Espíritu/Conciencia/Materia o Espíritu/Alma/Cuerpo, pues todo radica en la “MENTE”.

    El Kybalión nuevamente:
    1) Mentalismo. El Todo es mente; el universo es mental.

    Así, la Conciencia desciende y asciende en un proceso cuyas etapas exigen el dominio de sus antagónicos. Hablando del aspecto creativo, el Espíritu se manifiesta en los “Seres” (Dioses, Huestes, Criaturas, Hombre, etc.), y en cada paso, en cada manifestación debe de darse la armonía y el orden que exige el dominio de dichos antagónicos los cuales son correspondientes a la manifestación misma. ¿Quién ejerce tal dominio? – La Conciencia; esto explica la alegoría de la “Guerra en el cielo”, Dioses y Semidioses luchando contra sus propios antagónicos. No puede haber descenso subsiguiente si no se ha dominado y creado el orden que, por obligación, le debe anteceder a la manifestación aun mayormente material.
    Lo mismo ocurre con el “Proceso Evolutivo”; el Zig-Zag de abajo hacia arriba. Conocemos en el objeto, entendemos en la esencia y somos en espíritu. Bienaventurados los pobres en espíritu – Bienaventurados los desapegados a la forma, a la imagen, a la materia. Bienaventurados los que han ejercido el dominio de su Naturaleza Animal.

    Todo esto contenido, precisamente, en el Kybalión; solo que hay que darle su correcta dimensión:

    LOS ANTAGÓNICOS
    4) Polaridad. Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.

    EL ZIG-ZAG Creación/Evolución
    5) Ritmo. Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.

    ———————————-

    Tomamos desde el objeto a través de la conciencia (Alma); y aquello de ella que está sujeto a la esencia nos brinda el dominio de su antagónico creando el entendimiento de la realidad; nace una percepción diferente de las cosas y, con ello, un nuevo zig-zag. Esto es “Trascendencia” y “Libertad”

    #3196

    Hola a todos.

    Hasta ahora se está hablando de teorías filosóficas, doctrinas Orientales, en las que todas coinciden en la inexistencia de la libertad del hombre, en la que todas coinciden en que el destino de los hombres está sujeto a leyes determinadas, en la que todas coinciden y comparten la doctrina de la reencarnación; Hasta ahora me he referido a la inexistencia de la libertad del hombre por estar sujeto a leyes univesales (superiores) y leyes del hombre (inferiores). He asomado el Kybalion y sus siete lesyes porque se relacionan con los temas tratados y porque ciertamente las comparto en un sentido universal/cósmico/científico. Esta leyes tienen su orígen en el antiguo y milenario Egypto, pero salidas a la luz en un documento del siglo XIX que resume las enseñanzas del hermetismo, conocidos también como los siete principios del hermetismo.

    Para tener una idea clara y precisa de lo que represeta la “Ley del Karma o Causa y Efecto” me permito copiar el siguiente fragmento que a sido extraído del libro Transforma tu vida del venerable Geshe Kelsang Gyatso:

    Karma.

    La ley del karma es un ejemplo especial de la ley de causa y efecto que establece que nuestras acciones físicas, verbales y mentales son causas, y nuestras experiencias son sus efectos.

    La ley del karma enseña por qué cada individuo posee una disposición mental, una apariencia física y unas experiencias únicas. Estas son los efectos de las incontables acciones que cada uno ha realizado en el pasado. Puesto que no hay dos personas que hayan realizado las mismas acciones en vidas pasadas, nadie puede tener los mismos estados mentales, experiencias y apariencia física que otro.

    Cada ser posee su propio karma individual. Algunas personas disfrutan de buena salud y otras sufren enfermedades sin cesar. Unas tienen un físico atractivo y otras no. Algunas siempre están alegres y se conforman con poco, mientras que otras suelen estar de mal humor y nunca están satisfechas. Algunas personas entienden con facilidad el significado de las enseñanzas espirituales, pero otras las encuentran difíciles y oscuras.

    La palabra karma significa ‘acción’ y se refiere principalmente a nuestras acciones físicas, verbales y mentales. Las acciones que efectuamos dejan huellas o impresiones en nuestra mente muy sutil que, con el tiempo, producen sus correspondientes resultados.

    Nuestra mente es comparable a un campo de siembra, y las acciones que cometemos, a las semillas que en él se plantan. Las acciones virtuosas son las semillas de nuestra felicidad futura, y las perjudiciales, las de nuestro sufrimiento. Estas semillas permanecen ocultas en nuestra mente hasta que producen su efecto, cuando se reúnen las condiciones necesarias para su germinación. Además, desde que se realiza la acción original hasta que maduran sus consecuencias, pueden transcurrir varias vidas.

    Como resultado de nuestras acciones o karma, renacemos en este mundo impuro y contaminado y tenemos problemas y dificultades sin cesar. Nuestras acciones son impuras porque nuestra mente está contaminada por el veneno interno del aferramiento propio. Esta es la razón principal por la que experimentamos sufrimiento.

    Este es producido por nuestras propias acciones o karma y no es un castigo impuesto por nadie. Sufrimos porque hemos cometido numerosas acciones perjudiciales en vidas pasadas. El origen de estas malas acciones son nuestras propias perturbaciones mentales, como el odio, el apego y la ignorancia del aferramiento propio.

    Cuando hayamos eliminado de nuestra mente el aferramiento propio y demás engaños, nuestras acciones serán puras. Como resultado de estas acciones, nuestras experiencias, nuestro mundo, cuerpo y disfrutes, y los seres que nos rodean, también serán puros. No quedará ni el menor rastro de sufrimiento, impureza ni dificultades. De esta manera, encontraremos la verdadera felicidad en nuestra mente.

    Saludos cordiales.

Viendo 15 publicaciones - del 1 al 15 (de un total de 89)

Debes estar registrado para responder a este debate.