Inicio Foros FORO DE FILOSOFÍA Libertad del Hombre

Etiquetado: 

Viendo 15 publicaciones - del 46 al 60 (de un total de 89)
  • Autor
    Publicar
  • #3248

    Gracias sinceras amigo Víctor por tú aporte PRINCIPIOS DE LA TEORÍA DE LOS INTELIGIBLES que valoro en toda su extensión y que me lleva a las siguientes reflexiones:

    Aquel que pueda armonizarse con sigo mísmo, con su ser interno, con su dios, puede obtener respuestas directas a sus preguntas/pensamientos/inquietudes acorde con sus esquemas mentales.

    Al l armonizarnos con nuestro Ser Interior nos convertimos en el verdadero Ser y al desarmonizarnos con el Ser Interior entramos en el yo/ego exterior.

    El Mundo Interior del Ser pertenece al Mundo Espiritual/Alma/Pureza. El Mundo Exterior del yo/ego pertenece al Mundo Material de la personalidad individual/egoísmo. Son los extremos de un mismo tenor; Son los extremos de un mismo palo.

    No es posible alejarse del Ser porque el Ser es el Todo y está en todo, lo que si es posible que lo ignoremos por ignorancia y eso no es un castigo sino simplemente falta de evolución mental/espiritual.

    El Alma es Pureza, amor. Somos lo que pensamos y hacemos camino al andar y somos los únicos responsables de nuestro camino y destino. Dios es Luz, Dios es Pureza, , Dios es todo lo bueno y no castiga, somos nosotros mismos los que nos castigamos….

    No existe en este plano el hombre perfecto, puro, todos somos pecadores. “El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

    Un saludo fraternal extensible a todos.

    #3249
    Víctor Pierce
    Superadministrador

    Te saludo muy afectuosamente estimado Ramón.

    Una de las cosas en las que creo es que nosotros (Hablando de una conciencia colectiva) y cada uno en lo individual (Hablando de la conciencia del “Yo”) estamos inmersos en una realidad que nos brinda, a cada instante, tanto la ilustración de nuestro propio estado del alma, tanto la ilustración de aquello que debemos trascender. Esto, creo, está muy relacionado con lo que dice Porfirio:

    Aquel que puede penetrar con el pensamiento en su propia substancia y adquirir así conocimiento de ella, se encuentra a sí mismo en ese acto de conocimiento y de conciencia, en que el sujeto que conoce es idéntico al objeto que es conocido.

    Sin embargo, la realidad que se tiene enfrente pudiese presentar muchas versiones, y pienso que a eso te refieres cuando hablas de “Esquemas Mentales”; permíteme explicarme:

    En el transcurso de mis averiguaciones y demás, una de las grandes preguntas que ha llegado a mi mente es: ¿Por qué si el objeto no cambia la conciencia del hombre puede trascender?; más claramente: El hombre posee la facultad que lo lleva a entender al objeto de diferentes maneras, más allá de su experiencia sensitiva. ¿Por qué?
    La respuesta obvia es que tal entendimiento no proviene del objeto, sino de esa “Substancia” que menciona Porfirio.
    He ahí el tema de “La Intuición”; de ese entendimiento de las cosas que se da de manera súpita sin que los conceptos inherentes a la razón estén en juego; vamos, ni siquiera tendría que estar en juego el propio objeto, y, por consiguiente, tampoco las sensaciones que éste provee a nuestros sentidos.

    Yendo aun más lejos; creo que ningún tipo de entendimiento o acto trascendental puede provenir del objeto en el sentido que el data (Aquello que el cerebro recibe del objeto como información del mismo) que arroja solo puede ser tratado a manera de concepto, a manera de conocimiento; más no de entendimiento cuyo carácter es meramente subjetivo. El “Hombre” es el único ser cuya animalidad, interactuando con la realidad que tiene enfrente, representa el vínculo entre el Ser (Subsatancia) y el objeto (Realidad Objetiva).

    Esto me recuerda mucho un escrito de uno de mis Maestros chinos – Lian Chao:

    Los Humanos somos el corazón entre el Cielo y la Tierra.
    La buena o mala suerte depende de uno mismo y deberíamos estar dispuestos a tomar decisiones por nosotros mismos.
    Existe la buena suerte, y lo malvado figura en Yi Jing
    Podemos planear de antemano si avanzamos o retrocedemos
    El hombre pequeño ignora el proceder adecuado actuando compulsivamente, el hombre superior solo actúa al tiempo correcto.
    Él traerá para sí buena fortuna

    v

    #3250

    Estimado Alejandro, no asocio la conciencia colectiva o individual con el alma, asocio el alma con la energía/espìritu, con la vida, pureza/amor. Pienso que lo que trasciende es el Ser y no el yo.

    La conciencia colectiva la asocio con la comunidad/sociedad y con actitudes morales compartidas; La asocio con conciencia social y la inteligencia racional. La conciencia individual la asocio con el individuo y su instinto de supervivencia, la asocio con la conciencia moral/emocional/temporal y su inteligencia natural

    Refiriéndome a Porfirio, sí esta en nuestra naturaleza pero necesitamos descubrirnos y eso es parte de nuestra escuela (vida consciente).

    La religión separa cielo de tierra y vicebersa pero para mí todo es UNO. Lo mismo es arriba que abajo o abajo que arriba, los extremos se tocan….

    Nuestro planeta se encuentra guindado en el espacio como todas las estrellas y depende del águlo que lo mires desde el espacio tiene una posición distinta. Tiempo y espacio solo existe en la mene de los hombres. Pero además, no creo que el cielo esté peleado con la tierra o la tierra con el cielo, no creo que lo espiritual esté peleado con lo material o viceversa porque el hombre es solo un algo más dentro del Concierto Universal y repito, todo es UNO.

    Te preguntas: ¿Por qué si el objeto no cambia la conciencia del hombre puede trascender?

    No estoy seguro lo que debo entender por objeto pero asumo que se trata de la materia o la percepción sobre la cual pensamos y siendo así y según mí entendimiento el objeto sí puede cambiar la conciencia del hombre (el yo), pero no del Ser. El que trasciende no es el yo, sino el Ser.

    La intuición, como la entiendo, es conocimiento/percepción que surge de la energía inteligente/espíritu.

    Respetando la sabiduría de tu maestro Lian Chao, pienso que los humanos somos la conciencia universal; pienso que la buena o mala suerte depende de muchos facotores pero el principal es nuestra estado evolutico físico/espiritual y conocimiento o desconocimiento de las leyes naturales que rigen nuestro camino y destino y repito, hacemos camino al andar y somos los únicos responsables de nuestro camino y destino.

    Un fraternal saludo extensible a todos.

    #3251
    Víctor Pierce
    Superadministrador

    Estimado amigo Ramón; te saludo con el gusto de siempre. Primeramente te platico que nuestro compañero Emilio se halla de vacaciones con su chica; por lo que se nos volverá a unir dentro de unos días.

    Leyéndote me viene a la mente ciertas reflexiones que ya, en alguna otra ocasión, habían llegado a mi mente, pues es claro que cada uno de nosotros presenta un dibujar (Por decirlo de esta manera) de ese contexto místico armado mediante el conocimiento y experiencias fruto de un trajine personal. De ahí que, siendo esto un hecho indudable, en el entendimiento que “El Proceso Evolutivo del Hombre” compete a su condición espiritual; me pregunto:

    ¿Cuáles son los parámetros para medir el estado evolutivo de las personas?

    ¿Es acaso el conocimiento fiel de las cosas?
    ¿Es la devoción que se tenga sobre las cosas místicas y sobre Dios no importando que tan certero sea ese dibujo místico en cada uno de nosotros?
    ¿Es la “Evolución del Hombre” algo que tenga que ver con méritos?
    ¿Nuestra realidad, tanto personal como colectiva, nos habla de nuestro estado evolutivo?, a lo que nace otra pregunta similar: ¿Es más espiritual el Hombre contemporáneo que aquel que caminó en la tierra hace miles de años?

    En pocas palabras:……..¿Cómo medir el estado espiritual del “Hombre”?

    Se habla de Macrocosmos y Microcosmos, de centros de energía (Chakras), de Kundalini y Antakarana; del Cielo y la Tierra (No como aspectos físicos; sino como dualidad representativa del nóumeno de la Manifestación física), se habla, también, de los diferentes Yogas.

    ¿QUÉ ES AQUELLO QUE NOS DEFINE ESPIRITUALMENTE?
    ¿Es lo que hacemos?
    ¿Es en lo que creemos?
    ¿Es lo que somos y no lo que aparentamos en el ámbito cotidiano?
    ¿Es el ejercicio religioso?

    Hablamos de una “Libertad del Hombre” cuya expresión se desdobla sobre un contexto espiritual que, ineludible e innegablemente, presenta una condición subjetiva. Entonces:

    ¿Quién o qué dictamina ese crecimiento en el espíritu?

    v

    #3252

    Gracias amigo Víctor por exponer/compartir, estas importantes reflexiones/preguntas que me permiten profundizar en el tema. Voy a tratar de contestarte lo que pienso según -como bien dices- mí trayectoria (dibujar) que por cierto ha sido y es un laberinto/abanico de fuertes experiencias a través del tiempo/espacio en este plano llamado tierra.

    Preguntas: ¿Cuáles son los parámetros para medir el estado evolutivo de las personas?
    En nuestro mudo exterior: Creo entender que se trata de los sentimientos y comportamiento de las personas en el medio en que no desenvolvemos; Creo entender que se trata sobre la ética y la moral que aplicamos en nuestro diario vivir. En nuestro mundo interior: Creo que se trata del crecimiento/conciencia de nuestro Ser Interior.

    Preguntas: ¿Es acaso el conocimiento fiel de las cosas. Sí, bajo un punto de vista objetivo/material; No, bajo un punto de vista subjetivo/espiritual.

    Preguntas: ¿Es la devoción que se tenga sobre las cosas místicas y sobre Dios no importando que tan certero sea ese dibujo místico en cada uno de nosotros?
    Sí, la devoción implica atracción, entrega a una experiencia mística.

    Preguntas: ¿Es la “Evolución del Hombre” algo que tenga que ver con méritos?
    Sí, bajo un punto de vista objetivo/material y subjetivo/espiritual.

    Preguntas: ¿Nuestra realidad, tanto personal como colectiva, nos hablan de nuestro estado evolutivo?( Sí), a lo que nace otra pregunta similar: ¿Es más espiritual el Hombre contemporáneo que aquel que caminó en la tierra hace miles de años?
    El hombre de ayer no es el hombre de hoy, todo evoluciona, cambia, acorde con las circunstancias. No existe la posibilidad de tal comparación. El hombre contemporáneo -por decirlo así- está en todas partes al mismo tiempo y recorre el universo con sus satélites, pero además, es libre de pensamiento, palabra, obra … y aquel que caminó en la tierra hace miles de años solo era un seguidor por no decir un ignorante, sujeto a todo tipo de especulaciones, pero además dependiente por no decir esclavo. Solo dos cosas ha mantenido el hombre en el tiempo: 1) “De todo hay en la casa del Señor” y 2) “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

    Dices: En pocas palabras:……..¿Cómo medir el estado espiritual del “Hombre”?
    Por su escala de valores humano/ espiritual (positivo/negativo).

    Preguntas: ¿QUÉ ES AQUELLO QUE NOS DEFINE ESPIRITUALMENTE?
    ¿Es lo que hacemos?
    Sí, lo que hacemos en nuestro mundo exterior/interior.

    ¿Es en lo que creemos? Sí.

    ¿Es lo que somos y no lo que aparentamos en el ámbito cotidiano?
    Sí, es lo que somos, lo que aparentamos y no somos es hipocresía, son caretas de carnaval.

    ¿Es el ejercicio religioso?
    El ejercicio religioso puede ser un camino.

    Dices: Hablamos de una “Libertad del Hombre” cuya expresión se desdobla sobre un contexto espiritual que, ineludible e innegablemente, presenta una condición subjetiva. Entonces:¿Quién o qué dictamina ese crecimiento en el espíritu? Nuestro Ser Interior.

    Son solo pensamientos Víctor y agrego en estos momentos, y no precisamente estáticos en el tiempo.

    Un fraternal saludo extensivo a todos.

    #3253
    Víctor Pierce
    Superadministrador

    Estimado Ramón; agradezco mucho tu claridad y tu participación en estos temas que, para mí, no resultan muy fáciles de tratar.

    Te platico que, de acuerdo a ese “Dibujo Personal”, concibo el camino espiritual, únicamente, en el mundo interno, y, en este sentido, tengo mis puntos de vista muy particulares al respecto. Para empezar, en mi forma de ver las cosas (Y en esto creo tenemos puntos de acuerdos, llámesele “Ser” o “Yo” o como se le desee llamar), tenemos que tratar a la “Evolución” tomando en cuenta aquello que nos brinda un conocimiento sobre cuestionamientos básicos, tales como: ¿Quiénes Somos?; ¿Cómo fuimos creados? y ¿Qué hay detrás de la creación del “Hombre”?

    En definitiva, y dejando esto como un fundamento inamovible en mi forma de ver las cosas, “No somos una creación directa de Dios”; sino que la “Creación”, como tal, comprende un sinnúmero de estados que, intrínsecamente, contienen jerarquías de “Seres”; esto significa que, en el espectro evolutivo de la humanidad ascendemos en un sendero que comprende estos diferentes estados. Aquí la pregunta correcta sería: ¿Estados de qué?; a lo que yo contestaría dando una respuesta corta: “Estados de Cualidades del Alma”; significando esto que existe “EL IDEAL DEL ALMA”; un “Ideal” que va de la mano con las Leyes Universales de la Creación”.

    Pero, si habremos de suponer un “Estado Ideal”, también habremos de entender que existe el “Estado Nefasto del Alma” (Por llamarle de alguna manera). Pues no debemos perder de vista que la Alma, como manifestación, se encuentra asida a la dualidad de los “Pares de Opuestos”, toda manifestación; aun la de los llamados “Hijos de Dios” (Dioses) se da en los antagónicos. Como ejemplo tenemos la alegoría de “La Guerra en el Cielo”; en donde las “Huestes”, en su descenso jerárquico, y al tocar el lienzo de la manifestación material, tuvieron que luchar contra sus propios antagónicos.

    Creo que he ahí la respuesta a la “Evolución del Hombre”, una tarea que tiene que ver con la lucha de aspectos y estados antagónicos que se desdoblan en el Alma.

    Hablando del mundo que tenemos enfrente, hablando de esa realidad de nuestro diario vivir; creo representa, igualmente, a un estado evolutivo de una “Alma Grupal” cuyo estado nos muestra, de manera muy clara, a esas “Cualidad” inherentes del “Espíritu” o la ausencia de las mismas, es decir a esos sus antagónicos.

    Nuestra Evolución, en pocas palabras, compete al trabajo personal que cada uno hace sobre sus propios antagónicos; así como se conoce y se entiende el bien en las cosas, así, también, se conoce y se entiende el mal que subyace en dicho estado del Alma; una vez que el individuo ha dominado por completo al antagónico de dicha comprensión el Alma ejecuta el desdoble al siguiente estado evolutivo, es decir, el individuo “ES” aquello que domina. En ese “SER” es que reside la manera en que uno se comporta respecto a su entorno; es en lo que “Uno Es” que subyace la respuesta diaria ante la vida; sin que la respuesta sea la esencia de lo que se “Es” realmente; lo que significa que los méritos no necesariamente tienen que ver con los estados evolutivos.

    Todo, absolutamente todo lo que se le ha brindado al “Hombre” desde los “Cielos”, llámesele conciencia espiritual o religiosa, representa un camino, un medio para ayudarle en su trajine evolutivo, representa una mano para que no sucumba a los antagónicos asidos a la “Materia” y que surgen a cada momento; sino que, al contrario, busque en la subjetividad de su “Ser Interno” las “Cualidades del Alma” que son proporcionadas por esa chispa de Dios llamada “Espíritu”.

    Y sí, creo que todo nos define de alguna manera, siempre y cuando todo lo que hagamos sea fruto de esas “Cualidades del Alma”, en donde ese quehacer compete al “Ser” que somos, en donde las cosas que se hacen ya no se hallan sujetas a ningún tipo de condicionamiento; sino que se hacen las cosas por la razón de “SER LO QUE UNO ES”.
    Así como los árboles del campo que no reparan a quien darán sus frutos, sino que los dan por ser en su propia naturaleza; así, también, toda mujer y todo hombre se comporta y responde ante la vida conforme a las cualidades que posee o no posee. Un árbol frutal da frutos……Un estado del Alma da lo que tiene que dar.

    ——————————————————————

    Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló.
    Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra?
    Él entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone.
    Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después.

    Lucas 13:6-9

    b

    Tan solo una visión personal de las cosas.

    #3254

    Amigo Víctor, estos temas están más allá de lo normalmente concebible y por lo tanto me incluyo cuando dices, “para mí, no resultan muy fáciles de tratar”. Lo importante es que en este intercambio de ideas profundizamos y sin darnos cuenta vamos recibiendo respuestas y no precisamente de lo que escribimos.

    Te sigo.

    Sí, estoy de acuerdo, concebimos este “dibujar personal en el camino espiritual/mundo interior” y agrego, pero ese pensar/reflexión/meditación se refleja en nuestro mundo exterior en muchas pequeñas cosas que pueden pasar desapercibidas y que son importantes; Sí, evolución es movimiento/cambio que se traduce en conocimiento. Los temas que te planteas, que nos planteamos, pretenden ser filosóficos/místicos/metafísicos que en alguna manera nos alimentan/enriquecen espiritualmente.

    Defino por al alma (repito) como la concentración de energía/espíritu que nos da la vida, como la esencia del ser humano y se me viene a la mente en estos momentos el aura (cuerpo emocional) que por cierto contrario a lo que generalmente se piensa puede verse a simple vista en ciertas condiciones. Pero la energía/espíritu es mucho más que eso.

    La creación es fruto de la mente Universal/Cósmica/Dios y lo que rige nuestro mundo/universo son las leyes universales/cósmicas; Sí, “el espectro evolutivo humano” se encuentra dentro de un marco cíclico ascendente dentro del concierto universal. Seguimos hablando de que Todo es Mente, de que Todo es energía/espíritu. Sí, como bien dices existe un “un ideal del alma” acorde con un proceso natural de nuestra naturaleza o mejor dicho acorde con el desarrollo de la energía espíritu inteligente.

    A mí juicio no existe tal cosa como “Estado Nefasto del Alma” por que el alma es la energía que da vida/movimiento independiente al ser humano. Pienso que lo que puede estar nefasto, desarmonizado, enfermo, es el cuerpo/mente.

    Dices: “Creo que he ahí la respuesta a la “Evolución del Hombre”, una tarea que tiene que ver con la lucha de aspectos y estados antagónicos que se desdoblan en el Alma”.
    Sí, puedo compartir esta idea. Esos estados antagónicos los concibo como experiencias/sentimientos/emociones.
    Sí, La llamada “Alma Grupal” puede representar el estado evolutivo del grupo, sociedad, humanidad, en un momento dado.

    Nuestra evolución se relaciona con nuestro entendimiento/conocimiento/respeto de las leyes naturales y nuestra armonización con ellas; Sí, así lo entiendo, el alma es pureza de espíritu y no se porque lo relaciono/confundo mucho con el corazón.

    No me atrevo a pensar que todo lo que hacemos es fruto de esas “Cualidades del Alma”, pienso que el alma es la esencia del ser y que las llamadas cualidades dependen del cuerpo/cerebro/mente, dependen del desarrollo de la conciencia, evolución del ser.

    No, no nos podemos comparar con el mundo vegetal, animal porque nosotros tenemos conciencia de existencia, porque a nosotros se nos ha dado la facultad de crear…

    Dices:: “Y sí, creo que todo nos define de alguna manera, siempre y cuando todo lo que hagamos sea fruto de esas “Cualidades del Alma”, en donde ese quehacer compete al “Ser” que somos, en donde las cosas que se hacen ya no se hallan sujetas a ningún tipo de condicionamiento; sino que se hacen las cosas porque eso “ES UNO”.

    Pienso que no son “cualidades del alma” sino del Ser que somos.

    Dices: Así como los árboles del campo, que no reparan a quien darán sus frutos, sino que los dan ya que ni siquiera está en ellos dicha alternativa. Y así como un árbol frutal da frutos……Un estado del Alma da lo que tiene que dar.

    No, nos podemos comparar con el mundo animal/vegetal porque a nosotros se nos ha dado la facultad de tener conciencia de existencia, se nos ha dado la facultad y responsabilidad de pensar y crear para bien o para mal…

    Son solo pensamientos sin ninguna pretensión de cnvencer.

    Un fraternal saludo extensivo a todos.

    #3255
    Víctor Pierce
    Superadministrador

    Annie Besant

    V

    ¿Qué es, pues, la evolución? Es ese esquema maravilloso en la mente del Logos que Él proyectó para la construcción de Sus mundos. ¿Cómo podía Él dar Su vida de un modo tal que de aquella vida una pudiera surgir la variedad infinita? ¿Cómo podía Él derramar Su vida de tal manera que no crease duplicados de Sí mismo como meros autómatas que respondiesen a Su voluntad movidos por ella, sin una voluntad suya propia? ¿Cómo, en lugar de esto, podía Él crear un universo de criaturas dotadas de movimiento y de vida, a quienes al dar Su vida les comunicase Su propia existencia, para que cada una fuese un centro de vida existente propia y desarrollase de ese centro de propia existencia poder tras poder, facultad tras facultad, posibilidad tras posibilidad, todo, en fin, lo que distingue Su propia sublime y perfecta vida? ¿Cómo podía Él traer a la existencia Sus finalmente cooperadores, sus pares?

    Dotados de propio movimiento tenían que ser; esto implicaría la evolución de la voluntad. La voluntad en Él es todopoderosa, todo competente, todo dominante, siempre dirigida a lo más elevado y a lo mejor, guiada por una sabiduría perfecta y un perfecto amor. ¿Cómo podía desarrollarse una voluntad semejante en esas criaturas a las que en la infinitud de Su propia mente Él proyectó en pensamiento antes de hacerlo en la forma? Una voluntad como la Suya para ser libre, una voluntad como la Suya para elegir siempre lo mejor, no por compulsión externa, sino como expresión de una vida perfecta, ¿cómo podía manifestarse semejante voluntad en ellas; cómo podía semejante vida alcanzar su perfección?

    La respuesta a esta pregunta fue evolución; la vida dada como un germen, la forma dada como un germen, la forma debiendo tener la característica del cambio, la forma siempre deshaciéndose y reconstruyéndose, la forma en un principio sencilla y tornándose complicada a medida que el germen en evolución que la habitaba lo exigía así más y más; ambos continuos, ambos en un sentido inmortales; esto es, que al paso que la exterioridad de la forma no era continua, existía el lazo de la materia que daba la continuidad; luego la vida debía funcionar en ella y moldearla, darle forma ya de una manera, ya de otra, ensayando éste y aquel experimento, ésta o aquella clase de experiencia, sin tener límite en ninguna parte, excepto que una sola Ley debía ser el guía; que hiciese lo que hiciese, los resultados de su actividad debían volver a ella; que sea lo que fuere lo que eligiese, esta elección debía ser contestada sin la posibilidad de rechazo. La Ley una de causación fue impresa por el Logos en Su universo, una Ley que jamás podría ser violada, porque sólo así podía ser educada la vida, porque sólo así podía ser ejercitada hasta la suma perfección. ¡Cómo! ¿Qué la vida puede sumergirse en toda clase de expresión; que la vida puede experimentar libremente, actuar con arreglo a su fantasía y a sus caprichos; que la vida puede lanzarse en todas direcciones, aquí y acullá, sin que nadie se lo impida? ¡Sí!; esa libertad fue dada a la vida porque la vida era parte de Su propia vida, y sólo así los poderes que eran Suyos y que estaban en germen dentro de esa vida, podían ser definidamente evolucionados.

    A medida que aprendía lecciones por estos continuos experimentos, la vida conservaba la impresión de cada una de aquellas. El mundo, el pensamiento del Logos, devolvía a la vida en evolución la respuesta perfecta a cada palpitación que lanzaba como demanda. De este modo la vida aprendió lecciones de experiencias; de este modo la vida almacenó en sí misma una memoria de los resultados de cierto género de actividades. Estas actividades la atraían algunas veces con los halagos de la sensación, reprimiéndola luego con el sufrimiento que seguía a la satisfacción de aquella, y lentamente la vida aprendió a escoger más sabiamente; poco a poco esta vida aprendió a guiarse a sí misma, ayudada del conocimiento y de la inteligencia; de suerte que a medida que la voluntad evolucionaba y se acrecentaba el poder de elección, aprendía siempre a determinarse por lo mejor, porque encontraba que lo mejor y lo más dichoso eran una sola cosa. Así, la vida evolucionó con muchas experiencias, sin que faltara una sola de las que le eran necesarias; pues otro objetivo se halla ante esta vida, el objetivo que, al ayudarle a avanzar, lleva a efecto el mismo Logos; esa vida debe ser el auxiliar de otras vidas, el instructor de inteligencias más jóvenes; lo bastante sabia, lo bastante fuerte, lo bastante inteligente para convertirse a su vez en un auxiliar y un guía para dar en lo sucesivo su propia luz, de la cual surgirán a la evolución otras vidas en otros universos. Porque cada uno de estos gérmenes de vida ha de elevarse a la altura en que se encuentra el Logos hoy, para poder ser el centro de un nuevo universo, para derramar su propia vida a fin de que otros semejantes a él puedan venir a una existencia gloriosa y radiante. ¿Pero cómo hubiera podido ser esto faltando la experiencia? ¿Cómo hubiera podido ser esto si algo quedaba por conocer? El Logos de un universo tiene que incluirlo todo en sí mismo, sentir con todo, simpatizar con todo, vivir en todo, porque de otro modo ¿cómo podría evolucionarlo todo? Lo inferior tiene que evolucionar, como asimismo lo superior; lo no desarrollado como lo desarrollado. Dentro de la evolución que ha de terminar en un Logos, todas las experiencias tienen que pasarse, todas las posibilidades de la vida tienen que conocerse. El tiene que amar, simpatizar y vivir en todo; por tanto, tiene que haberlo conocido todo, porque de no ser así estaría fuera de Su vida, fuera de Su experiencia. El secreto de la maravillosa paciencia del Logos está en que Él ha pasado por todo ello en el pasado. Porque Él mismo ha trepado por la inmensa escala; Él está presente en cada peldaño como auxiliar de la vida, que es la suya propia, por ser de Él emanada, multiplicándose en el universo que ha traído a la experiencia; y la evolución es la fuerza de Su vida, dada a la vida que Él emana, a fin de que se desenvuelva. La fuerza tras ella es esa voluntad perfecta; la meta ante ella es ese Ser perfecto. El camino es largo y penoso cuando se le considera desde sus etapas; el camino es corto y dichoso, considerado desde la meta, cuando la conciencia mira hacia el pasado. ¿Dónde está, pues, el pesar; dónde el dolor? ¿Dónde está el corazón despedazado, dónde los ojos llenos de lágrimas? Esto no es más que las experiencias de la forma que han enriquecido la vida, la cual encierra dentro de su mismo dolor el poder de la simpatía, dentro de sus propias tristezas una fuerza. El secreto de la evolución se ve en sus principios en la mente del Logos, terminando en la realización de todo aquello en que pensó; y las dos líneas de la evolución son claramente necesarias; ninguna de las dos podría existir sin la otra; de un lado la de la forma, de otro la de la vida. El lado de la forma nos habla del dolor y de la muerte; el lado de la vida nos habla de la expansión, del crecimiento, de la dicha. La Naturaleza no es un campo de batalla lleno de sufrimiento, de muerte y de miserias; la Naturaleza es el Corazón del Logos ensanchándose a fin de que un universo venga a la existencia, y una vez conocido el secreto del Señor, todo se convierte en hermosura, en dicha, en amor.

    #3256

    Debido a mis limitaciones naturales, se me hace difícil penetrar en ese mundo intelectual/místico profundo que requiere de esfuerzo de pensamiento cuando no de entendimiento; El problema está en mí, porque sin duda las preguntas y respuestas de Annie Bersant son sabias. Pero además todo gira alrededor de la “mente del Logos” y por lo tanto he buscado ayuda para poder entender en toda su extensión su significado que me permito copiar a continuación de la fuente: Lebreton, Jules. “The Logos.” The Catholic Encyclopedia. Vol. 9. New York: Robert Appleton Company, 1910.

    El Logos
    La palabra Logos es el término con el cual la teología cristiana designa en lengua griega al Verbo de Dios, o Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Antes de que San Juan consagrara este término adoptándolo, los griegos y los judíos lo habían utilizado para expresar concepciones religiosas que, bajo diferentes títulos, han ejercido una influencia cierta en la teología cristiana, y a las cuales es necesario hacer referencia.

    Contenido
    1 El Logos en el Helenismo
    2 La Palabra en el Judaísmo
    3 El Logos en el Nuevo Testamento
    4 El Logos en la Literatura Cristiana Primitiva
    5 Analogía entre el Verbo Divino y el Lenguaje Humano

    Siguiendo con el tema lo interesante, importante, es que habla de “evolución”, “mente del Logos”, “proyección creadora”, “voluntad”, “movimiento/vida”; Lo importante es que habla de los “gérmenes” que podían ser “definitivamente evolucionados” y “de la evolución de la voluntad y de la perfección; “Lo importante es que la respuesta es la “evolución” la vida dada como un germen, la forma dada como un germen, la forma debiendo tener la característica del cambio, la forma siempre deshaciéndose y reconstruyéndose, la forma en un principio sencilla y tornándose complicada a medida que el germen en evolución que la habitaba lo exigía así más y más; ambos continuos………..”; Lo importante es que habla de “La Ley una de causación fue impresa por el Logos en Su universo, una Ley que jamás podría ser violada, porque sólo así podía ser educada la vida, porque sólo así podía ser ejercitada hasta la suma perfección…..”

    “El secreto de la evolución se ve en sus principios en la mente del Logos, terminando en la realización de todo aquello en que pensó; y las dos líneas de la evolución son claramente necesarias; ninguna de las dos podría existir sin la otra; de un lado la de la forma, de otro la de la vida. El lado de la forma nos habla del dolor y de la muerte; el lado de la vida nos habla de la expansión, del crecimiento, de la dicha…”.

    Un fraternal saludo a todos.

    #3257
    Víctor Pierce
    Superadministrador

    Ramón, te saludo y te mando un caluroso abrazo.
    Mira que ahora sí ya nos hemos adentrado en la madriguera. La presente era de la ciencia ha roto el cascarón y, día a día, profundiza, cada vez más, en el “Misterio” que subyace en esa “Analogía entre el Verbo Divino y el Lenguaje Humano”. En ese misterio llamado “CONCIENCIA”; en ese mundo de la Mente del Logos.

    `

    #3258

    Hola Víctor, como siempre un afectuoso saludo.

    Sí, como dices, nos hemos adentrado en el “Misterio” que subyace en esa “Analogía entre el Verbo Divino y el Lenguaje”, pero me pregunto y te pregunto: ¿Acaso no venimos hablando de Física Cuántica?

    Sí y mucho, quizás sin saberlo, pero sin duda lo hemos hecho porque la Física Cuántica de lo que se trata es de Ciencia incluyendo lo desconocido, de lo que se trata es del potencial del ser humano en nuestra condición material y divina, de lo que se trata es de verse desde dentro y no desde fuera.

    Repasando recuerdo que hemos hablado o mencionado de que Todo es Uno; Hemos hablado o mencionado que somos un microcosmo dentro del macrocosmo; Hemos hablado o mencionado de que somos pequeños dioses en un sentido físico/mental/espiritual; Hemos hablado o mencionado de que todo es energía/ espíritu; Hemos hablado o mencionado de que todo es mente; Hemos hablado mencionado del poder mental del ser para crear: Hemos hablado o mencionado de que todo está en movimiento/evolución/cambio: Hemos hablado o mencionado de conciencia de existencia; Hemos hablado o mencionado de pureza, luz, aura; Hemos hablado o mencionado de las leyes que rigen el Universo; Hemos hablado mencionado de tantas cosas más y que pueden pasar desapercibidas.

    No, no hemos hablado bajo un punto de vista subatómico….

    ¿Será la Física Cuántica un acercamiento o un entendimiento con la religión/misticismo que durante siglos de siglos se enfrenaron como enemigos? ¿Será la Física Cuántica el nuevo camino al conocimiento de la divinidad del Ser y su poder de creación?

    No busquemos fuera lo que está adentro.

    Un fraternal saludo extensivo a todos.

    #3259
    Emilio
    Miembro

    Hola Victor, Ramon. Aprovecho un momento para saludarlos, estuve fuera de la ciudad un tiempo, por lo que no me he podido poner al corriente de sus grandes aportaciones. Lo haré en breve para unirme a sus reflexiones y aprender de ellas. Por el momento les mando un abrazo grande y un fraternal saludo. Me da mucho gusto leerlos.

    #3260

    Estimado Emilio ¡gracias por estar!
    Un fraternal saludo.

    #3261
    Víctor Pierce
    Superadministrador

    Decía Carl Gustav Jung que no existe la conciencia de él, de ella, de aquellos o de mí; sino que solo existe una sola conciencia de la cual participamos todos; y si por un momento damos esto por sentado, entonces debemos incluir mucho más que la conciencia del hombre, pues el observador tanto observa a través del ojo humano como del ojo de cualquier criatura viviente. Esto nos remonta al inicio de este debate cuya apertura nos hacía la pregunta:

    ¿Es igualmente libre el pájaro que el Hombre?

    ¿Es la naturaleza y sus constantes sobre las cuales se realiza el movimiento, no únicamente de la animalidad del “Hombre” sino del mismísimo cosmos, las que se oponen a su libertad?.

    Todo fenómeno, toda contingencia es hija de esas constantes (Leyes) que fungen como el recipiente de la energía de vida y que, en la concepción de las formas, se proyectan como necesidad del “Ser”, pues la razón inalienable del “Ser” es “Ser”

    ¿Qué, entonces, no es la libertad un estado de la conciencia en donde el Hombre, en consecuencia de su propia naturaleza, trasciende su accionar mediante el conocimiento y entendimiento de las causas que le inducen a ello?

    Yendo un poco a lo que hemos visto de “Mecánica Cuántica” se me ocurre la analogía de ese observador viendo a través del ojo de una cerradura; en donde la realidad que se observa no es otra cosa que la naturaleza de la propia cerradura. He ahí, nuevamente, a Porfirio:

    Aquel que puede penetrar con el pensamiento en su propia substancia y adquirir así conocimiento de ella, se encuentra a sí mismo en ese acto de conocimiento y de conciencia, en que el sujeto que conoce es idéntico al objeto que es conocido.

    b

    Pereciese que tanto Jung como Porfirio sabían de “Mecánica Cuántica”

    Entonces, bajo esta hipótesis tenemos que, cada ojo de cerradura en una alma construida por el observador; cuyo trajine en la manifestación de la vida resulta el movimiento mismo que comprende la trascendencia de la propia cerradura.

    Y sí – estimado Ramón, hemos hablado de muchas cosas, igualmente hablamos de “Cualidades del Alma” y de la evolución en el mundo interior.

    Y la pregunta de un principio – ¿Es igualmente libre el pájaro que el Hombre? – adquiere otro matiz en donde cambia a:

    ¿Tiene el observador la capacidad de trascender en su manifestación a través de la cerradura de un pájaro?

    Dícese, también:

    Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Génesis 1:27

    Solo ideas, un abrazo a los dos.

    #3262

    Estimado amigo Víctor, como de costumbre tus interesantes reflexiones y preguntas me permiten profundizar en mí ser interno, lo cual agradezco sinceramente.

    Haciendo alusión a Carl Jung pienso que ciertamente existe una conciencia colectiva de la cual “participamos todos” y que no es otra cosa que la suma de las conciencias individuales de los pueblos sometida en una balanza, lo que no quiere decir -a mí juicio- que no exista la conciencia individual como tal. Entiendo por conciencia el conocimiento de nosotros mismos y nuestro entorno incluyendo la étca y la moral.

    Siguiendo con tus preguntas que en el mismo orden contesto según mí entendimiento:

    ¿Es igualmente libre el pájaro que el Hombre? Sí, bajo un punto de vista natural y acorde con su naturaleza y condiciones dadas en un momento dado.

    La libertad de los hombres cietamente está sujeta a ciertas leyes cósmicas/universales que tiene una incidencia igual para todos los que se desarmonizan, las rompen; consciente o inconscientemente. La libertad del hombre bajo un punto de vista natural de su naturaleza está sujeta a su evolución y desarrollo físico/mental y psíquco/espiritual. No hablo de las leyes de los hombres y sus limitaciones.

    Cada persona es un mundo y ese mundo requiere de condiciones especiales y las condiciones estan dadas para tal proceso; Se hace camino al andar.

    “La libertad no es un estado de conciencia” porque la conciencia es un estado que nos permite diferenciar el bien del mal (concepto ético/moral), lo que no quiere decir que tenemos la libertad de escoger. Sí, “el Hombre, en consecuencia de su propia naturaleza, trasciende su accionar mediante el conocimiento y entendimiento de las causas que le inducen a ello”.

    Entiendo que hemos hablado de Física Cuántica y no de Mecánica Cuántica y entiendo que no es lo mismo y aclaro que no relaciono el alma con el objeto en ninguna de las formas, entiendo por alma la esencia humana (inmaterial).

    Sí, el pájaro es igualmente libre que el hombre en un sentido natural de su naturaleza y evoluciona y cambia como todo lo que está dentro de su mundo en movimiento/evoluciòn.

    Sí, el hombre fue elegido a imagen de Dios y está sobre todas las cosas dentro de su mundo inferior y se encuentra en un proceso de aprendizage, evolución y cambio… Somos pequeños dioses, tenemos el poder de crear… Todo es mente, el Universo es mental…

    Víctor son solo pensamientos, un afectuoso saludo extensivo a todos.

Viendo 15 publicaciones - del 46 al 60 (de un total de 89)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.