Inicio Foros FORO OCULTISMO Tratado de la Razón, de la Intuición y de la Revelación.

Este debate contiene 9 respuestas, tiene 3 mensajes y lo actualizó  Ramon J. Cluet hace 2 años, 3 meses.

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 10)
  • Autor
    Publicar
  • #3148

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Tratado de la Razón, de la Intuición y de la Revelación.

    El debate de “El Cielo y la Tierra” ha ampliado el horizonte respecto a la “Naturaleza del Hombre” otorgándonos la posibilidad de ir más profundo en la averiguación. El debate de “La Verdadera Historia del Hombre” enmarca a una conciencia colectiva supeditada a arquetipos expresos a la esclavitud del pensamiento; una conciencia adormecida mediante un “Sistema de Creencias” constituido por factores varios, constructor de cribas muy reducidas en donde el movimiento de la mente se limita, a tal manera, que pareciera ciclarse en la búsqueda de los procesos viscerales. En el debate de “Alternativas” observamos al sistema del supuesto “Libre mercado” actuando en el contexto alimentario de la humanidad; todo un armado de productos innecesarios y totalmente nocivos para la salud; en cuyo proceso o fabricación se hallan las actividades voraces de los controladores del mundo.

    Algunos se preguntarán, ¿Para qué tanta molestia de parte de esa gente por crear ese “Sistema de Creencias” en donde vemos un trabajo por demás exhaustivo en el manejo de teoría, filosofías y hasta de instituciones religiosas (Engañosas) que, de alguna o de muchas maneras, se inclinan al materialismo?

    La respuesta es simple:
    EN EL CONTROL DE LAS MASAS Y EN LA ESCLAVITUD DE SU PENSAMIENTO RESIDE LA INHIBICIÓN DE CUALIDADES Y PODERES INHERENTES A LA CONCIENCIA HUMANA.

    Sobre Carl Gustav Jung:

    Jung concebía la personalidad como un conjunto de sistemas bipolares en interacción, cuyo potencial es congénito e indiferenciado y se asienta en el denominado por él, “inconsciente colectivo”. A lo largo de la vida este potencial va actualizándose equilibrando los opuestos. La personalidad se constituye por la interacción entre lo consciente y lo inconsciente
    La conciencia contiene dos estructuras: el yo y la persona. El yo es un modelo en el que se condensa la unidad y la estabilidad del sujeto, independientemente de las tensiones externas a las que está sometido, es el núcleo de su identidad. La persona, es la “cara” que el individuo presenta al mundo, contiene los papeles, las actitudes y las conductas que utiliza para responder a las demandas de la sociedad. Una fuerte discrepancia entre el yo y la persona ocasiona el malestar psíquico

    Este debate tiene como objetivo entender esas antesalas de la “Mente Superior” o del “Yo” y de cómo interviene negativamente el “Sistema de Creencias” obstruyendo el acceso hacia aquello que se encuentra detrás de todo cuanto existe. Para ello, pienso que un tema muy amigable y fácil de trato es el de la Razón y de aquello que se sitúa inmediatamente delante de ésta en los procesos que conllevan al entendimiento de las cosas y de uno mismo, procesos que guardan un carácter subjetivo por excelencia pero que la razón los ordena hacia una interpretación objetiva y lineal.
    Este Tratado de la Razón, de la Intuición y de la Revelación bien nos puede proporcionar el conocimiento del cómo opera esa mente, esa conciencia o alma humana sustrayendo de la contingencia aquello con lo que el “Estado del Yo” o “Ego individual” trasciende.

    g

    #3149

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Para no entrar en temas filosóficos materialistas rebuscados que, a decir verdad, no han llegado a ningún buen puerto; y refiriéndonos a la “Conciencia” enmarcada en ese contexto materialista, tan solo pronunciaré una sola frase:

    Todo lo referente al cuerpo, sus sensaciones, sentimientos, emociones, actividades orgánicas, musculares y nerviosas, así como de los pensamientos y actividades que surgen de una estructura de los mismos, son producto de un funcionamiento celular.

    Creo que ninguna filosofía con inclinaciones materialistas podría estar en desacuerdo con lo anterior, ya que se ajusta perfectamente a la concepción de un universo material que incluye a la conciencia como propiedad inherente.

    En palabras aun más simples: EL YO NO EXISTE.

    Este tratado no pretende demostrar la existencia del “Yo”; no obstante, navegando en los océanos de la ciencia moderna, podríamos acudir a ese espectro preexistente a la vida del que habla el “Diseño Inteligente” y, con ello, crear un sinfín de lucubraciones al respecto. ¡No!…no es éste nuestro interés, aunque, habremos que decir que el DI sí socava, de manera contundente, a la concepción del universo material. Sin embargo, y yéndonos por el sendero noble de las realidades; tan difícil resulta para el materialista y/o ateo negar al “Yo”, como para el místico demostrarlo a cabalidad.

    Para demostrar lo anterior, considero, como propuesta, el ir a los significados de “Conocimiento” y de “Entendimiento”, dos palabras que suelen confundirse como sinónimos pero que, en realidad, son muy diferente. Se dice: Se puede conocer todo y entender nada

    Definiciones divergentes:
    • “Conocimiento” es aquello que crea conciencia mediante el proceso interactivo entre los sentidos y las cosas.
    O bien:
    • “Conocimiento es aquello que, mediante el proceso interactivo entre los sentidos y las cosas, amplifica a la conciencia.

    Obviamente estamos señalando dos posibilidades respecto a la existencia de la conciencia; o encasillamos a la conciencia y a las facultades intelectuales en exclusividad al modelo Darwinista, o le damos, de una vez por todas, ese giro que asume el Diseño Inteligente mostrándonos a una “Inteligencia”, no únicamente independiente de la materia, sino sustentadora de la misma.
    Esto nos lleva a la segunda parte de la propuesta:

    • “Entendimiento” es aquello que el orden o relación entre las cosas y de las circunstancias brindan a la conciencia.
    O bien:
    • “Entendimiento” es la sustracción que hace la conciencia de aquello que sostiene a las cosas y a las circunstancias que se perciben.

    En el ámbito materialista, el entendimiento que brinda los cambios propicios hacia una evolución (Incierta), se construye mediante percepciones de las formas (Momentos y circunstancias) y de los objetos.

    En el ámbito del espíritu; ese entendimiento que brinda los cambios hacia una evolución (Certera), se construye mediante la percepción del “Estado del Ser” que rige sobre las formas (Momentos y circunstancias) y sobre los objetos.

    #3150

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Una verdad ineludible es que la “Conciencia del Hombre” se halla inmersa en la vida material; pero, por otro lado, la mente que opera en exclusiva de sensaciones y de las cosas, constructora de conceptos e ideas u objetos de la razón no da respuestas a otros aspectos y cualidades de la conciencia, empezando por el instinto y terminando en ese estado de vacíos inherentes a la naturaleza humana que urge hacia una realización profunda (Por no decir metafísica) en la vida.

    ¿Cuál de las dos “Conciencias” es la verdadera?, ¿Es la “Conciencia Materialista” la que debe ser aceptada como el movimiento evolutivo congruente con la vida? o ¿Es la Conciencia mística la que comanda la naturaleza del hombre?

    El gran secreto y por ende, el grande error y atolladero de la filosofía occidental y de la ciencia; es eso, precisamente, tener que elegir por alguna de las dos; lo cierto es que el “Hombre” y su “Humanidad” no es ninguna de las dos y, sin embargo, es las dos al mismo tiempo.
    Somos tanto “Conciencia Espíritu”, como “Conciencia Material”, y obramos, conforme al movimiento de nuestra propia conciencia llamada “Alma”, entre una y la otra.

    Dice mi Maestro Lian Chao refiriéndose a estas dos conciencias y al libre albedrío en el hombre:

    Los Humanos somos el corazón entre el Cielo y la Tierra.
    La buena o mala suerte depende de uno mismo y deberíamos estar dispuestos a tomar decisiones por nosotros mismos.
    Existe la buena suerte, y lo malvado figura en Yi Jing
    Podemos planear de antemano si avanzamos o retrocedemos
    El hombre pequeño ignora el proceder adecuado actuando compulsivamente, el hombre superior solo actúa al tiempo correcto.
    Él traerá para sí buena fortuna.

    El “Alma Humana” se mueve en medio de dos grandes lagos, uno superior y otro inferior; dicen los chinos “Tai Yang” y “Tai Yin” (Gran Brillantez y Gran Oscuridad), he ahí el significado de los mundos cabalísticos, de las letras en el alfabeto hebreo, de los tallos celestes y de las ramas terrestres chinas y de sus hexagramas, he ahí, también, el significado de la esvástica, de la estrella de David; y de mucho otros símbolos arceaicos en la sabiduría antigua.

    Nacemos desde lo indeterminado, vivimos en lo determinado y nos movemos (“Conciencia”) entrambos.

    d

    x

    v

    #3151

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Yendo de manera puntual y directa al “Tratado de la Razón, Intuición y Revelación”, abordamos, pues, el proceso sobre el cual la mónada humana se desdobla, progresivamente, en el lienzo conformado por el Cielo y la Tierra; un constante movimiento de tomar y dar, de llenar y vaciar, ciclos cortos y largos que van desde momentos hasta vidas completas que conllevan a la “Trascendencia del Alma”; entendiendo a esta como el “Acto de Expansión de la Conciencia”.
    Sobré qué o en qué se expande la conciencia o alma?; se expande EN ESPÍRITU.

    Bienaventurados los pobres en espíritu.……, se refiere a la emancipación que logra el alma mediante el desapego en la material; pues solamente, “En Espíritu” se puede ser libre.

    Toda Mónada es un “Alma” o “Conciencia” o “Ser” , desde el Logos (Hijo o Christos), hasta las que conforman las expresiones más pequeñas son trinidades compuestas por los aspectos ATMA – BUDDHI – MANAS; aspectos que en la condición hombre o condición llamada mónada humana se entienden como Espíritu-Alma-Cuerpo (Neshamah/ Ruach /Nefesh); una alma envestida de animalidad y sostenida desde el logos mismo. Sin embargo, se debe tener presente que dicho sostén se da en grados o jerarquías “En Espíritu” que se van consumando o escalando mediante ese Zig-Zag que la conciencia lleva a cabo como artífice de interacción entre el espíritu y la materia. El Cielo y la Tierra no pueden interactuar entre sí si no es por medio de un tercero que promueve el movimiento llamado “Conciencia”; desde esta comprensible forma de ver a la evolución del alma parecería que es algo muy simple concretar la trascendencia, pero la realidad es que la conciencia del hombre tiende a ser atraída hacia el lado material y, por consiguiente, a colapsar toda cualidad y potencial asido al espíritu; esto es, en palabras sencillas, el derrumbe de la conciencia.
    Desde el primer hombre de carne y hueso la tarea ha sido ardua y el rescate de la humanidad ha sido llevado a cabo en muchas ocasiones. Sin embargo, podemos afirmar que, el proyecto humano concibe el ascenso de los pocos, siempre ha sido un número muy pequeño de mujeres y hombres los que han logrado los verdaderos cambios, las masas terminan siendo sacudidas y reducidas, drásticamente, en donde el resto es arrastrado a una crisis existencial y hacia un nuevo principio sobre el cual se planta la nueva semilla que sustituye a la anterior; sea esta una nueva raza o sub-raza.

    El movimiento de la conciencia ad hoc a la “Genealogía de la Materia” (Proyecto Humano) representa un proceso en donde la razón, la intuición y la revelación se encuentran en esa cuerda jerárquica de la conciencia, en donde el espíritu otorga acceso a sus misterios; sea este un entendimiento simple de las cosas (Razón), sea este un entendimiento directo sin la partición de los objetos de la razón (Intuición), o sea este un regalo necesario para el propio proyecto (Revelación).

    Lo que hay que entender, desde este momento, es que, en un proceso activo de la mente (MANAS) siempre toca los terrenos de estas tres posibilidades; en cada comprensión, en cada consumación participan los tres aspectos del movimiento de la conciencia; en algunos casos comandados por la razón, otros comandados por la intuición y otros (Los más raros y misteriosos) comandados por la revelación.

    Una progresión del alma que, cabalísticamente hablando, es idéntica a:

    Nefesh de……. Nefesh/Ruach/Neshamah……….Hayah/Yehida
    Nefesh de……. Ruach/Ruach/Neshamah………..Hayah/Yehida
    Nefesh de……. Ruach /Neshamah/Neshamah…Hayah/Yehida

    Nota:
    Hayah/Yehida pertenece a los aspectos del Logos o mundo de las emanaciones llamado “Atziluth”

    f

    #3156

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Charles Darwin ya ha caído, existe un “Data Unificado” que funge como espectro inteligente del cual emana la información de la vida; esto para el oriental no es nada nuevo; y aunque no pretendo en este momento desarrollar todo un tratado del mundo fenoménico ocultista, si conveniente es decir que, este espectro provee tanto a la naturaleza como al Hombre; y los trato por separado, simplemente porque la “Naturaleza Humana” concibe a la “Conciencia que juzga y elige”; vamos; es el Hombre y su naturaleza la que crea al “Conocedor” y a lo “Conocible”.

    Ahora bien; dentro de este espectro que envuelve a ambos (Naturaleza y Humanidad) encontramos que la percepción de las cosas dista mucho de ser exclusiva de la condición de cada quien, las cosas se expresan de la misma manera para todos los seres humanos, los sentidos de cada individuo acusan al objeto y lo trasladan a los aspectos, psíquicos y afectivos de manera idéntica; es decir, vemos, sentimos, olemos, oímos y saboreamos al objeto de la misma manera, y es, en esa traslación que la información sensitiva se mezcla y hace contacto con el presente estado individual de conciencia. En otras palabras; la información proveniente del objeto llega de manera nítida y se entremezcla con el estado mental de cada quien. He ahí en donde el objeto sufre el cambio; en el mundo interior personal; he ahí que la realidad se expresa de manera diferente, mutando y construyendo los cuestionamientos idóneos respecto esa individualidad y su escalón evolutivo siguiente.

    La pregunta congruente a todo lo anterior sería:
    Si percibimos al objeto de idéntica manera, y el objeto siempre habla el mismo idioma; ¿Cómo es que se logra un entendimiento mayor de las cosas?

    La respuesta:
    El resultado de aquello que se percibe depende del estado mental del individuo; dicho estado pudiese estar sujeto a dos derroteros, por así decirlo; el que toca al espectro y el que no lo toca.

    La naturaleza es sostenida por la universalidad, sin embargo, podemos decir que habla el idioma personal de cada quien; en el proceso asimilador de la realidad la mente humana pudiese hacer contacto con dicha universalidad contenida en ese espectro llamado sustancia o “Ser” o bien no hacerlo. Dicho contacto resulta una cualidad inherente a la naturaleza del hombre y recibe el nombre de intuición.

    La intuición siempre está presente y activa en cada proceso que brinda una comprensión de las cosas, y, obviamente, no es una comprensión que provenga de las cosas de manera directa, sino de la condición individual que procesa la información.
    Cuando esta condición de la conciencia se expresa mediante la ausencia de cribas mentales resultantes de un sistema de creencias productor de paradigmas, prejuicios e ideas fundamentalistas, la intuición queda libre; y pudiese procesar aspectos de la universalidad sin que existan elementos provenientes de las cosas. En otras palabras, pudiesen darse casos en que el individuo obtiene un conocimiento y una comprensión determinada de manera directa sin que exista la conceptualización que ofrece la razón.

    v

    #3168

    Hola Víctor.

    “El Tratado de la Razón, de la Intuición y de la Revelación”, requiere de profundización por su influencia en nuestro ambiente y mundo fisico/material. Desde pequeños se nos dice que el hombre es un animal racional, o sea, que depende del pensar y del relacionar las ideas como medio del conocimiento objetivo, pero contrario a lo que se puede pensar la “Intuición” -conciente o inconcientemene- es la que se impone frecuentemente en nuestro diario vivir. Se entiende por intuición el conocimiento y percepción de algo sin la intervención de la razón ó la chispa divina del conocimiento que se nos viene a la mente inesperadamente.Todos hemos tenido y tenemos esta experiencia en nuestro diario vivir y todos en algun comento hemos conocido de grandes descubrimientos por medio de destellos de la intuición, la llamada chispa divina. Por supuesto no podemos ignorar los descubrimientos tecnólogicos y cientíicos mediante la apliación del razonamiento, la constancia y el tiempo.

    Para el místico la experiencia mística del conocimiento através de la chispa divina, la intuición, es mucho más importantes que su propio conocimiento. Debiera estar claro que no podemos razonar más allá de nuestro propió conocimiento, pero no debiera estar tan claro para el neófito que podemos recibir impulsos intuitivos que nos arrojen luz sobre temas desconocidos.

    He dejado para último la “Revelación” por pertenecer al campo de la teología y el misticismo, entendiendo que es un “acto por el cual una divinidad se manifiesta a los hombres o anuncia sus propias leyes o verdades a individuos por ella inspirados”, los medios de la revelación pueden ser varios, inclusive el sueño”. Muchas pequeñas religiones o sectas se han fundado y fundan sus propias enseñanzas en una revelación; Moisés, Buda, Jesús, Mahoma, etc.

    Para concluir podríamos decir que la razón está limitada a nuestra propia comprensión, entrenamiento y experiencia y por lo tanto limitada a nuestros propios esfuerzos humanos, mientras que cualquier información que llega a través de la percepción interna y a través de la intuición, no se debe a nosotros mismos, sino al concepto del Absoluto.

    ——————–

    Ciertamente a traves de los siglos la influencia de la religión ha dominado el mundo especialmente en lo social y político. Apenas a partir de la segunda mitad del siglo XIX se habla del desarrollo de las ideas laicas y el debate de separación Iglesia-Estado y el inicio de otras ciencias sociales pero todas ligadas a la religión. Apenas hace 50 años la ciencia y la tecnología han surgido con fuerza y han revolucionado el mundo creando nuevas ideas y conciencia especialmente en el llamado Occidente, una nueva visión del mundo y el universo que ha conmovido y debilitado los cimientos de la religión desligado del binomio “Cielo y Tierra”. Cuando hablo de la religión me refiero a todas ellas que por cierto son de origen Oriental. La ciencia y tecnología han traido también el llamado Capitalismo moderno (1902) basado en la sociedad de consumo, “libre mercado” -como dices-, pero además entró en el juego el llamado socialismo/comunismo de Marx y Engels (1847) sociedades materialistas que afectaron y el nuevo fascismo y nazismo..(1918-1945) que también contribuyeron a una nefasta y negación a la libertad…

    Un cordial saludo estensivo a Emilio y Gidert.

    #3171

    Víctor Pierce
    Keymaster

    Hola Ramón; totalmente de acuerdo contigo; dices:

    La intuición es el conocimiento y percepción de algo sin la intervención de la razón.

    Esto es totalmente cierto, aunque, creo, habremos de aclarar la diferencia entre conocimiento y entendimiento.

    Conocimiento: “Sentido de la Realidad”, idea de las cosas, noción de lo que es objetivo.
    Entendimiento: Deducción o juicio que comprende el sentido y el porqué de las cosas.

    La Razón otorga lo primero, la Intuición lo segundo; por tal motivo decía en uno de mis post anteriores:

    Si percibimos al objeto de idéntica manera, y el objeto siempre habla el mismo idioma; ¿Cómo es que se logra cada vez un entendimiento mayor de las cosas?
    La respuesta:
    El resultado de aquello que se percibe depende del estado mental del individuo; dicho estado pudiese estar sujeto a dos derroteros, por así decirlo; el que toca al espectro y el que no lo toca.

    Meister Eckhart:

    “Dicen los filósofos que el alma tiene dos caras, la superior contempla siempre a Dios, la inferior mira hacia abajo e informa a los sentidos; el rostro superior, cúspide del alma, se halla en la eternidad y nada tiene que ver con el tiempo: nada sabe del tiempo ni del cuerpo”.

    v

    Eckhart nos habla de ese sostén superior del cual pende el alma; del espíritu puro siempre presente y en contacto con la “Conciencia” o “Alma Humana” que, en interacción con su cara inferior le otorga su naturaleza (Espiritual); en dónde la razón retoma esa subjetividad que ha trascendido a aquello que en un principio elevó de manera objetiva volviéndola a conceptualizar conforme al estado de conciencia del individuo. El mediador entre ambas caras del alma tiene por nombre “Intuición”.
    Tanto Eckhart como yo creemos que, en todo entendimiento participa la Intuición; y todo entendimiento es de carácter subjetivo.

    Un abrazo.

    #3173

    Víctor muy importante y oportuna tú aclaración. Sí, debo cambiar “conocimiento por entendimiento” quedando como sigue: La intuición es el entendimiento y percepción de algo sin la intervención de la razón. ¡Gracias! fue un error de mi parte.

    Tú entendimiento y relación del alma con la intuición me parece muy respetable pero bajo mí punto de vista Todo es mente, Todo es energía/espíritu y la intuición la relaciono con la Mente Universal/Mente Cósmica y la energía/espíritu y por agregar algo cito a Emmanuel Kant que dijo en su Critica de la Razón Pura: “Lo exterior es lo interior”. Todo el Universo existe en la Mente Cósmica. La esfera mental de cada persona se extiende por todo el cosmos y llega hasta las estrellas más lejanas. Esta es la causa por la cual vemos, oímos y sentimos todo lo creado. Este es el motivo por el cual podemos ver las estrellas más lejanas. Nuestro pensamiento no está encerrado en el cráneo. Nuestro pensamiento se extiende por todo el cosmos. Nuestro pensamiento penetra en todas partes: mundos, soles, personas y cosas, todo está dentro del pensamiento de cada hombre”.

    Un abrazo,

    #3284

    Emilio
    Miembro

    Hola Victor, hola Ramón, como siempre un gusto leerlos y saludarlos. Me encontrè hoy con este texto que considero interesante, me gustaría conocer tu opinion sobre el tema.
    Le hago paste para su lectura.

    ¿QUÉ SUCEDE DESPUÉS DEL DESPERTAR?

    Para comprender lo que sucede después del Despertar, es importante conocer todo el proceso de Despertar.
    Cuando nuestra conciencia individual (el alma) encarna en un cuerpo físico, los primeros meses de vida es Pura Conciencia.
    A medida que los padres, la familia en general, la sociedad, la cultura y la educación, le van enseñando una serie de conceptos, este individuo se va identificando en un personaje ficticio.
    Es decir, se le asigna un nombre, se le dice que es este cuerpo, que tiene una familia, se le enseña una lengua, y se le va condicionando a través de la cultura familiar y del entorno.
    Este individuo, va creando una identidad basada en todo esto y también basada en su propia historia de vida (las experiencias que va viviendo).
    Esta identidad ficticia, este “yo” que se ha creado, es conceptual. Es decir, está basada en conceptos e ideas. Por tanto, es creada por la misma mente, la cual es ilusión.
    Este “yo” se ve separado del resto del mundo; es el “yo separado” o ego.

    En la etapa previa al Despertar, el individuo vive de manera inconsciente (no conoce su verdadera naturaleza), vive en función de lo aprendido, estos patrones mentales condicionados y conceptuales, los cuales hacen énfasis siempre en su cuerpo, su intelecto y sus relaciones sociales.
    Esta etapa del Despertar es la etapa de la conciencia egótica (ego), que es la creencia de que somos este cuerpo-mente y nuestra historia. Creemos a ciencia cierta de que esta vida es real, y desconocemos la Verdadera Realidad que está más allá del sueño de la separación.

    Durante esta etapa de inconsciencia o ego, el individuo vive en función de la separación, la competitividad, las diferencias sociales, culturales, políticas, raciales, etc. No tiene conciencia de la Unidad de la Vida, ya que su atención está principalmente siempre a fuera, en las cosas que suceden en el exterior.
    Se puede decir que la atención está en la superficie o periferia.

    La atención es una de las cosas más importantes aquí; cuando la atención está puesta afuera, vivimos de manera distraída, creando un velo que nos ciega de nuestro Ser verdadero. El ego, la identificación con el cuerpo-mente, oscurece la Realidad, la Esencia Pura, lo que realmente somos.
    Si dejamos de poner atención a las cosas del exterior para ponerla hacia nuestro interior, permaneciendo descansando en el puro silencio, es cuando empezamos a darnos cuenta de que hay algo más, que no es lo que creo que soy, y que está observando todo el tiempo.

    El “yo separado” o ego, tendrá que experimentar una serie de situaciones y vivencias específicas para lograr el Despertar.
    Estas vivencias suelen ser siempre acompañadas de sufrimiento.
    A través del sufrimiento, el individuo empieza a buscar alivio en el camino espiritual. Por tanto, es una etapa previa al Despertar en la cual, el “yo” se convierte en un buscador para lograr el fin de su sufrimiento y la Liberación.

    ¿Qué es Despertar?

    Despertar es la Revelación que sucede cuando experimentamos en nuestro propio cuerpo-mente la Verdad que realmente somos.
    Es decir, es darse cuenta de que no somos este cuerpo-mente, sino que somos algo mucho más elevado y divino; una Conciencia Pura que es impersonal e ilimitada.
    La experiencia del Despertar es una fusión con el Uno (el Todo, la Divinidad que Es). Y en esa fusión experimentamos conscientemente que no somos ni el cuerpo ni la mente, sino que somos Todo.
    El despertar revela la inexistencia del yo separado, y así descubres que eres todas las cosas. Resulta paradójico. Descubrimos que no somos nada y, al mismo tiempo, que somos absolutamente todo.
    Sentimos un vacío (vacío de contenido mental) y adquirimos la comprensión profunda de que somos Nada y somos Todo. Y que lo único que es Real es este sentir “Yo Soy”.

    Este acto de Despertar, de darse cuenta de la realidad, es una revelación. Suele ser un instante, el cual, se puede repetir en más de una vez hasta que tenemos la comprensión profunda.
    Pero cuando hemos experimentado el Despertar, aquí no acaba la cosa… No significa que una vez hemos despertado, ya hemos logrado la Liberación, no. Mientras aún siga habiendo identificación con el “yo” (ego), la vida seguirá poniéndonos pruebas duras con el objetivo de lograr la Liberación.

    ¿Qué sucede después del Despertar?

    Una vez hemos experimentado conscientemente la revelación de la Verdad en nuestro propio cuerpo-mente, hay una transformación.
    Ahora ya sabemos lo que realmente somos; algo que está más allá de la forma física y mental de la estructura que creíamos ser, y que está siempre observando conscientemente.
    Comprendemos que somos la Divinidad misma, y entonces pasamos a ser un canal a través del cual la Divinidad o Conciencia Pura se manifiesta a través de nuestra estructura (cuerpo-mente).

    Muchas personas piensan que una vez que se ha experimentado el Despertar, el sufrimiento se acaba y que sus vidas estarán llenas de paz y felicidad. Pero esto no es así.
    Después del Despertar, viene la etapa de Integración.
    ¿Qué significa integración? Significa que se está integrando el despertar en la estructura (el cuerpo-mente).

    La etapa de integración va desde el Despertar hasta la Iluminación (la Liberación total).
    Durante esta etapa de integración aún hay identificación con el “yo” (ego), y por tanto, la vida nos va a traer más pruebas duras y difíciles, en las que vamos a seguir sufriendo, con la intención u objetivo de ir trascendiendo el “yo” (ego).
    En algunas personas, esta etapa puede ser incluso más dolorosa que la etapa previa al Despertar. Pueden cerciorarse de que hay más problemas que antes, los cuales suelen ser más fuertes. Pero en esta etapa, también tenemos más capacidad y fortaleza para resolver dichas pruebas, ya que ahora ya sabemos lo que realmente somos y que todo este experimentar es una ilusión, un sueño. Ahora ya no hay tanto apego al “yo”; la identificación con el cuerpo-mente se ha empezado a romper, para poco a poco irse desmenuzando hasta acabar disolviéndose completamente.
    Ahora, ante cada situación que pueda ser considerada un problema para el ego, surge de nosotros mismos una tendencia a la paz y al equilibrio interno. Es decir, un retorno a nuestro verdadero Ser.

    Pruebas que quizás nos hubieran destrozado durante la etapa previa al Despertar, ahora, después del despertar no nos afectan de manera tan intensificada, pues no estamos tan apegados y sabemos recuperar nuestro equilibrio.
    La vida te pondrá a prueba una y otra vez hasta que ya no te afecte. Es más, hasta que no haya nadie a quién pueda afectarle.

    A medida que vas más allá de la sensación del “yo”, te vas sintiendo más inocente, más humilde, más honesto contigo mismo, eres más compasivo. Esa visión de competitividad entre tú y los demás, que es un aspecto del ego, va desapareciendo.
    Desaparece ese afán por ser el mejor, por utilizar a los demás para mi propio beneficio. También desaparecen los objetivos y las metas; ya no centras tu atención en el futuro y en que todas tus acciones presentes son un medio para lograr un fin. Ahora vives mayoritariamente en el momento presente; sin apegos del pasado y sin deseos de lograr algo en el futuro.

    Cada vez más, vas sintiendo la conexión que hay entre todos los seres vivos, incluyendo animales y plantas. Sientes la Unidad en todo y que no existe separación alguna. Pero esta sensación a veces queda oscurecida por la identificación con el “yo”, pues en esta etapa aún no se ha disuelto completamente el ego.
    Sientes gratitud por todo; por ejemplo, por tu plato de comida, por la familia que tienes, por tu hogar, por tu salud, por la existencia misma, etc.
    Ves belleza en todas partes; la naturaleza la percibes como magia a la vista de tus ojos y sientes un gran sentimiento de no dañar a ningún ser vivo, incluyendo las plantas y los insectos. Todo lo ves hermoso, mágico, divino y te encanta pasar horas observando la magnificencia de la creación.

    Otro de los aspectos que sucede después del despertar es que cuidas de tu cuerpo, de tu salud. Ahora eres un ser consciente y como consecuencia, cuidas que tu alimentación sea nutritiva y lo más beneficiosa para tu organismo. Desechas todo aquello que pueda perjudicar tu salud, como por ejemplo el tabaco, el alcohol y otras sustancias tóxicas.
    Es muy probable que después del despertar te vuelvas vegetariano o vegano, ya sea para cuidar de tu salud, como también para evitar todo maltrato y sufrimiento de los animales.
    También cuidas tu cuerpo, haciendo deporte. Un estilo de vida saludable, a nivel físico, mental, y espiritual, es una de las cosas principales y una consecuencia del despertar.
    Sientes curiosidad por las terapias alternativas y es muy probable que empieces a aprender y a practicar técnicas de sanación energética y medicina natural. Unos ejemplos son el Reiki, el Ayurveda, el Yoga, el Tai Chi, las plantas medicinales, el Jin Shin Jyutsu, etc.

    Otro aspecto a resaltar es que sientes que no eres el hacedor. Tú no haces las cosas que suceden en la vida, es la misma Conciencia que se manifiesta a través de tu estructura la que hace todo. Por esto puedes tener la sensación de que no hay libre albedrío, las cosas simplemente suceden.
    Ahora te sientes un canal a través del cual la divinidad se manifiesta. Por momentos aún hay identificación con el “yo”, pero la mayoría de apegos se han trascendido.
    Ahora, tu forma de vida es mucho más simple y sencilla; ya que al vaciarte interiormente de conceptos y patrones condicionados del pasado, eso se refleja en el exterior, siendo tu forma de vida más simple y sin complicaciones.

    Después del despertar tenemos la sensación de que no sabemos nada. Esto es debido a que las viejas estructuras conceptuales del ego se están desmoronando y que no somos nosotros los que vivimos la vida sino que es la vida que se vive a sí misma a través de nosotros.
    El “yo” no sabe nada, pero a través de nuestra estructura fluye una corriente llena de sabiduría que proviene de la Fuente.

    Amas a todos los seres por igual. No es la clase de amor de la conciencia egótica, que solo quiere y desea para sí mismo, sino que es el amor como estado de Ser. Amas por igual a tus seres queridos, familiares, amistades, a todos los seres humanos, animales, vegetales, al planeta, etc.. Es un sentimiento amoroso de gratitud.

    Despertar la conciencia y elevarte por encima del cuerpo-mente, no significa que te conviertes en un insensible ante el sufrimiento ajeno. No significa que te muestras indiferente ante la crueldad y el dolor que infligen unos seres a otros… no.
    Despertar la conciencia significa que te vuelves aún más sensible y vulnerable que antes; puedes sentir el dolor ajeno dentro de ti mismo, de tus propias entrañas, dentro de tu corazón…
    Más que nunca eres consciente de la inconsciencia ajena y de todo el sufrimiento que experimentan tanto los seres humanos como los animales y el planeta…
    Ser consciente significa que ves a todos los demás como una extensión de ti mismo y te cuesta comprender cómo las personas pueden dañar a otras y que no se den cuenta de que ese mismo daño que causan a los demás, no lo quieren para sí mismos. Y aún así, por ley de equilibrio (ley del karma) van a sufrir ese mismo dolor.
    Despertar la conciencia significa que todo, absolutamente todo lo que sucede en el mundo, te sucede a ti mismo, pues tú eres el mundo… tú eres la manifestación que surge de lo no-manifestado… tú eres Todo, y al ser Todo, el sufrimiento ajeno lo sientes como propio. Y de aquí surge la compasión.
    Pero despertar la conciencia también significa que a pesar de ser consciente de todo el sufrimiento del mundo, no te pierdes en él, no lo haces tuyo… no te apegas a ese sufrimiento efímero e ilusorio, sino que eres libre…
    Por tanto, algo que puede impactarte en un momento dado, por unos instantes lo sientes, lo comprendes, lo liberas y trasciendes. Dando la impresión a los demás de que eres indiferente ante tal sufrimiento…
    Pero en el fondo de tu corazón, hay una comprensión… el sentir se ha intensificado enormemente más que nunca, pero eres consciente de que eso es tan solo parte del sueño… un capítulo más de la película.
    Ves sufrimiento en el mundo, lo sientes, reaccionas ante él, pero no lo llevas cargando a tus espaldas… simplemente lo sueltas, te desapegas. Sabes que todo lo que ocurre en el mundo es la misma Conciencia Pura, el Uno, experimentándose a sí mismo, viviéndose a sí mismo, y por tanto, todo es Perfecto, todo es Divino.

    Ésta etapa post-despertar, suele ser una etapa larga, un proceso de disolución de la identidad; este “yo” ficticio creado a través de conceptos y condicionamientos mentales.

    ¿Qué es lo que debemos hacer durante esta etapa de Integración?

    Es fundamental la Aceptación y la Rendición.
    La naturaleza del “yo” (ego) es la de resistirse a lo que es. Como se basa en conceptos mentales, juzga las cosas como “me gusta” o “no me gusta”, entonces, todo aquello que no le gusta, lo rechaza, se resiste, no hay aceptación, por tanto, hay sufrimiento.

    Esta es una etapa crucial para la Liberación Final. La liberación total del sueño de la ilusión.
    Es muy importante, a parte de practicar meditación a diario, hacer la práctica de la auto-indagación.
    La auto-indagación consiste en permanecer el máximo tiempo posible observándose uno mismo y observando todo a su alrededor.
    Las preguntas “¿Quién soy yo?” y “¿Soy consciente?” son realmente imprescindibles en la auto-indagación, ya que no es más importante la respuesta a estas preguntas sino la esencia de las mismas.
    Cuando nos preguntamos “¿soy consciente?”, automáticamente dejamos de estar identificados con el “yo separado” y pasamos a anclarnos en la Conciencia que somos.

    La auto-indagación es una forma de meditación, y debe hacerse el máximo de tiempo posible.
    Es muy fácil caer en las distracciones mundanas y en la identificación de nuestros propios pensamientos, por eso, la auto-indagación es la herramienta fundamental que nos ayuda a mantener nuestra atención en el Verdadero Ser que somos, y como consecuencia, evitar tales apegos e identificaciones.
    Las enseñanzas durante esta etapa, son las enseñanzas de la No-dualidad, el Advaita Vedanta.

    Para concluir, el proceso del Despertar se puede resumir de la siguiente manera:
    El proceso de Despertar tiene una primera etapa de identificación con el “yo” (ego). Es una etapa inconsciente que hay que experimentar.
    Después tenemos la experiencia del Despertar en forma de Revelación.
    Después del Despertar, viene la etapa de la Integración, en la cual practicamos auto-indagación, aceptación y rendición. Además de meditación en el silencio.
    La rendición es la acción de soltarte, entregarte totalmente. Es el acto que hace el cuerpo-mente de entregarse a la Divinidad Una que Es.
    Y finalmente, esta etapa de disolución del “yo” (ego) va a traer consigo la Iluminación, la Liberación total, el Nirvana.

    La iluminación es el estado de ausencia total del “yo” (la identidad o persona).
    La persona no puede iluminarse, porque la persona vive en la dimensión dual. Lo que no es real. La iluminación es cuando la Conciencia Pura se reconoce a sí misma y también cuando la persona se ha rendido, entregado y disuelto ante su verdadera naturaleza.
    La iluminación es el fruto de todo el proceso del Despertar. Es el resultado, la consecuencia.
    Por tanto, el camino del despertar no es una búsqueda de algo o de lograr un estado, pues todos los estados son estados mentales. El camino del despertar se trata más bien de una total Rendición, un vaciarse, un entregarse, un descansar en el silencio que eres, en la nada que eres.

    #3287

    Hola Emilio, me parece muy interesante y sabio el artículo que publicas y te agradezco sinceramente que los compartas con nosotros. Pienso que bajo un punto de vista individual bastaría con saber que somos pequeños dioses porque tenemos el poder de crear -para bien o para mal- y por lo tanto somos los únicos responsables de nuestro camino y destino; Bastaría con saber que hacemos camino al andar; Bastaría con saber que somos todo y nada al mismo tiempo. Sí, el llamado “despertar” no es otra cosa que la fusión psíquica/espiritual con el Todo, Dios (dejamos de ser individuos -yoes- para convertirnos en UNO CON EL TODO que es nuestra única razón de ser. No se trata de conocimiento, buenos deseos, de lo que sí se trata es de evolución…
    Un fraternal saludo.

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 10)

Debes estar registrado para responder a este debate.